[Volver al índice de obras]

I
Paso por las calles, calles y calles,
llevo una sonrisa dibujada en el rostro,
se ve bien dicen ellos,
me estoy muriendo, digo yo,
es que ellos no saben,
pues cándida y estúpida,
es mi sonrisa hipócrita,
tan forzada y fingida,
Tan ardua y callada,
Pero tan idiota y ensordecedora.
II
Tengo acalambrada la boca de tanto sonreír,
acalambrado el corazón de tanto sufrir,
acalambradas las manos de tanto golpear,
acalambrada el alma de tanto penar.
Pues grande es la ruina de mi corazón,
que cae a pedazos y sin freno,
se llega poco a poco,
hasta desfallecer en el desierto gélido de mi cuerpo.
III
Solo sonrío por no llorar,
mas lloro al no poder sonreír,
 golpeo el muro por no explotar,
pero exploto al no poder golpear,
pues la sonrisa que llevo hipócrita es,
tal es mi desesperación,
que sobrepasa mis pensamientos cuan una puntiaguda lanza,
que atraviesa las vísceras de una desafortunada gacela,
sin poder escapar de la mano del cazador,
tan impotente, tan injustificada,
muere, y con ella
el apetito del despiadado hombre.
IV
No esperen que quite mi sonrisa,
pues no desaparecerá hasta que se vayan,
y quede solo en mi cotidiano rincón,
recargado en la pared,
y mi corazón,
recargado en el delirio de mis días,
pues mi sonrisa, hipócrita es.

Seudónimo: George VC