[Volver al índice de obras]

Bueno mi nombre es Jess y esta es mi historia…
Esa mañana, me encontraba en mi cama, se me hacía muy difícil levantarme, parecía como si, bueno siempre fue así antes de ir a la escuela o la jungla como yo la llamaba ya que habían  chicos que parecían animales, pero ese día iba a ser diferente, tantos años en la escuela, aprendiendo, conociendo amigos y viviendo experiencias; en ese momento de la nada empezaron a venir los recuerdos de tantos años a mi cabeza, era como si se estuviera reproduciendo una película que estuvo rayada, pero que ahora se reproduce normal después de limpiar el CD.
Bueno como toda historia tiene un inicio y un fin, y mi  historia comienza así:

EL COMIENZO
El primer día de clases, ese día en el que tu madre decide dejarte por primera vez en el colegio, según ella para que hagas muchos amiguitos, y aprendas yo lo veo como "un tiempo libre para ella sin la pequeña monstrua destructora", pero bueno sabemos que el primer día de clases puede ser un día genial, ya que tal vez si haces amigos, como también una tortura, quien sabe y si ese día te caes en el patio corriendo, suena absurdo pero para una niña de tres y cuatro años es muy vergonzoso, pero si me paso a mí, ese día solo esperaba a que mi madre regresara a recogerme, bueno si se acordaba de mi ¡claro!. Ese fue mi primer día en una escuela ,la primera caída, sabría que habrían más, creo que esa vivencia escolar me enseño mucho, sobre todo a que los amigos se van, como paso con mi mejor amiga, se llamaba Aleka con ella pasaba momentos que jamás olvidare; hasta lo que mi madre me dijo fue que ambas andábamos siempre agarradas de las manos, se suponía que esa amistad nunca se iba a romper, pero no fue así, a mí me sacaron de aquella escuela y llevaron a otra, no entendía porque tenía que ser así; pero las cosas son como son…, no podía hacer nada; hace dos años mi padre nos contó que el padre de Aleka había abierto un chifa, en ese momento no me acordaba de ella, tantos años que habían pasado, y tantas personas que había, era muy difícil recordarla.
Recuerdo que era fin de semana y pues mi padre siempre nos sacaba a comer,  y pues ese día nos llevó al chifa del padre de Aleka, cuando entramos vi a una chica era de misma edad, bueno era lo que suponía, entonces un señor se acercó y mi padre lo saludo, y pues me quede pensando ¿quién sería? ¿Sería el padre Aleka?, si era así entonces esa chica era Aleka, mi padre entonces me dijo él es el padre de Aleka, lo salude y en eso llamo a Aleka y le dijo recuerdas a Jess, en ese momento no lo podía creer  era como si me dijeran, te entrego a tu mejor amiga de nuevo, hasta el día de hoy nos seguimos viendo, claro que no seguido, pero ambas si recordamos, nuestra gran amistad.

RECUERDOS
Como les iba contando, estaba con las sabanas súper pegadas, pero tenía que levantarme, fue muy difícil, fui a bañarme, me cambié, bajé al comedor y mi madre como siempre esperándome con el desayuno en la mesa, luego me levante de la mesa, me cepille los dientes me despedí de mi madre, y salí de la casa, pero igual regresaría en la tarde, camino a la escuela o camino a la jungla, recordaba los momentos graciosos que pase en la escuela, como cuando les hacíamos bromas a nuestros compañeros o a las mismas maestras, o cuando no nos daba la gana de entrar a un salón, todos nos poníamos de acuerdo y decíamos "tenemos hora libre" pero al final siempre nos descubrían; también recordé todos los colegio en los que estuve, deberás que fueron muchos.

EL NIÑO MÁS LINDO
La escuela era una jungla y en esta jungla los chicos eran  sapos, tal vez fue casualidad o el destino que tal vez hiciera que chocara con él la verdad no lose, mi plan en ese entonces no era  enamorarme, escuchaba esa palabra y pensaba enamorarse eso no eso no es para mí, pero hasta el corazón de piedra se logra romper, esa vez chocamos, ambos nos caímos al suelo, y todo lo que llevaba en mis manos también cayó al suelo, ambos comenzamos a recoger los libros y los lapiceros, nos levantamos, pero ese momento paso algo que no debía pasar, se quedó mirándome, y pues yo no sabría  corresponderle a la mirada  así que le dije:  mira y camina mejor, y me fui, en el camino hacia mi casa, me quede pensando en él, y sabía que me enamoraría; al día siguiente, por primera vez, supe que el chico con el que había chocado era uno de mis compañeros, se llamaba André, solo que nunca habíamos hablado, éramos dos  desconocidos en una misma clase; recuerdo que esa vez era recreo él se acercó hacia a mí  y me comenzó hablar y pues yo no sabía que responderle, al estar junto André  sentía algo que nunca había sentido, tal vez si había llegado alguien que me hiciera sentir aquellas mariposas en el estómago que mi madre siempre me había dicho que alguna vez sentiría, en ese momento sonó la campana de entrada a  los salones, recuerdo que él se puso de pie al mismo tiempo que yo, en el momento que iba a coger mi mochila él se agacho y me tomo de la mano sentí algo estremecedor y muy hermoso, ¡Dios me estaba enamorando!, trate de zafarme pero él no me soltaba, yo no sabía si soltarlo o irme, a la vez quería quedarme con él, pero también quería salir corriendo, creo que fue como un minuto y él me soltó, me abrazo y se fue.
Creo que el destino quiso que ambos estuviéramos, mientras más lo iba conociendo mas me enamora era como yo, no había distinción alguna, algunos meses después me declaro su amor y hasta el día de hoy seguimos juntos.

LOS TRES TEXTOS
Y como les dije caminaba hacia mi escuela  hacia la jungla estaba a una cuadra de llegar cuando escuche una voz Jess espérame era una de mis mejores amigas digo  una porque  tengo dos más, ella se llamaba Marjo, me quede esperándola y recordé como la conocí, recuerdo que ella era algo callada, juraría que era antisocial, siempre que intentaba hablarle no respondía nada pero la verdad es que ella no le daba su amistad a cualquier persona, hasta lo que sabía ella solo se hizo amiga de mi otra mejor amiga llamada Abigail ellas dos tenían varias cosas en común, al igual que yo con  Abigail, recuerdo que siempre me acercaba a ella para hablarle, bueno yo ya le había dado mi amistad, el tiempo pasaba y no sé qué paso pero ella comenzó hablarme, y nos hicimos grandes amigas, hoy en día nos seguimos viendo.
Luego llegue donde ella me esperaba, y juntas nos dirigimos a la escuela (la jungla). Cuando llegamos vimos a Ángeles y Abigail  mis  otras dos mejores  amigas en las mesas en las que  nos sentábamos siempre eran mesas para jugar ajedrez pero nosotras la utilizábamos para comer enserio nos encantaba comer; bueno a Ángeles la conocí cuando ella andaba con otras amigas en ese entonces las otras eran sus mejores amigas, pero se dio cuenta que ellas no eran verdaderas amigas así que un día sin decir nada se acercó a nosotras ella parecía tímida pero cuando cogía confianza era muy diferente, era graciosa, y pues al igual de Marjo nos seguimos viendo hasta el día de hoy.
Y Abigail como olvidarnos de ella, es una persona bastante alegre, para toda pregunta tenía una respuesta, para cada conversación un “meme” era la otra persona con la que tenía algo en común en todos los sentidos, a ella le gustaban las cosas claras y directas, no le gustaba que  las personas hablen mal de otras.
Ellas hacían que la sobrevivencia en la jungla sea muy divertida.

EL FINAL
Después de ir a la mesa junto a ellas era la hora de entrar al salón.
Bueno entramos todos y nos sentamos en las carpetas, cada uno con sus amigos, vi y recordé la primera vez que llegue a esa escuela, eran las mismas personas de hace dos años con diferencia a que ahora no los volvería a ver, sería el último día que conviviría en esa jungla con ellos.
Los miraba y me preguntaba: ¿Qué rápido pasan los años? Todos dejaríamos los uniformes, nuestros recuerdos, gran parte de nuestra vida en la escuela, pero era así, unos salen y otros entran, unos mueren y otros nacen,  nosotros íbamos a otro lugar, si no era la universidad, sería como se dice ahora a la universidad de la vida. Pero todos con metas que la escuela nos ayudó a descubrir, al igual que leer y escribir.
Ese día prometimos volvernos a ver, y todos se despidieron, cuando salimos de aquella clase y cruzamos la puerta que separaba el colegio de la calle, cada uno se fue por su camino, a seguir su sueño, me quede en la  puerta a ver como todos se iban, tenía la esperanza de que alguien volteara, pero no fue así, desaparecieron justo en la esquina, así que camine lentamente y me fui a seguir uno de mis sueños.

UN MAL SUEÑO
En ese momento me levante, recordando que “el final” aún llegaba, era el comienzo de mi historia, así es, tengo tres años, y todo fue un mal sueño, es mi primer día de clases, mi mami me llevara a mi nueva escuela con  mi pequeño mandil y mi lonchera, mi mami dice que será una experiencia hermosa ya que aprenderé y conoceré amigos, viviré esta experiencia tan sublime hasta el final.

Seudónimo: Jessamyn