[Volver al índice de obras]

Desperté rápidamente, no sabía que había sido ese sueño tan raro. Pero si pasara de verdad…
Todo comenzó un día antes, cuando me fui a dormir, mis ojos se cerraron instantáneamente, el fondo era muy claro habían gatos y unicornios por todos lados, demasiado brillante para mí. Tanto que me dolían los ojos como si fuera real, intentaba desde mi sueño despertar pero no podía. Algo me estaba jalando del pie como en una película de terror pero no daba miedo ya que parecía estar en un paraíso de princesas y unicornios, también sentí un pellizco que me hizo crecer demasiado y otra vez volver a mi tamaño normal.
—¿Qué es todo esto? —musité en voz alta.
De un momento a otro mis ojos se abrieron en otro lugar… ¡era mi cuarto!
De repente sentí la mirada de alguien, voltee a ver y era mi madre.
—Hija, ¿estás bien? —me miró raramente.
—Emm… ¡Sí! Claro, todo está bien —sonreí falsamente.
Su cara brillaba de diferentes colores y eso me mareaba aún más de lo que estaba.
—¿Okey? —salió de mi cuarto mirándome aún.
Fui al baño a mojarme la cara y… ¡No otra vez!
Sentí lo mismo, otra vez el sueño, esta vez desperté en…
—¿Dónde estoy?
Era un cuarto blanco con un armario de madera, una cama, un televisor enorme, una mesa de noche pequeña en la que había un folleto. Fui a verlo y tenía signos raros… no me digas que… reconocía eso, para confirmarlo salí por la puerta y había un pasadizo, vi a una señora con un uniforme raro de flores, le toqué el hombro y volteó  a verme. Obviamente era asiática, había más probabilidades de que lo que suponía sea cierto.
—Disculpe… ¿Dónde estoy?
Sonrió y empezó a hablar en un idioma raro, mi suposición era cierta, estaba en Corea. Además me hizo recordar a un meme  que decía “When vas a Corea del Sur but no hay subtítulos”, reí internamente y volvió a suceder. Caía por un espiral, llegando al fondo, como en un tobogán infinito.
Abrí nuevamente los ojos estaba rodeada de gente y las calles estaban totalmente iluminadas, era de día y se podía escuchar canciones de k-pop, muchas diría yo hasta que escuche una de BTS... era Fire, no lo dude y me puse a bailar, era mi grupo favorito.
—¡Vamos Mireya! No dejes que te gane el sueño, de seguro que cambiara en cualquier momento.
No pasó nada, mire alrededor  y baje la cabeza, tenía un bolso con forma  de panda, muy bonito. Busqué que había dentro, sentí un papel, lo saqué y era una entrada de algún  concierto… al concierto de BTS. Era hoy día porque la fecha de mi celular y la entrada coincidían, a las 6:30 pm y eran las 3:28 pm, tendría que esperar pero el sol se ocultó y  ya estaba anocheciendo ¿no pasa nada? Miré mi celular y faltaban treinta minutos para el concierto.
—Eres un sueño muy raro, se siente como si fuera verdad.
El cielo brillo, como si hubiera sido una respuesta a lo que dije. Suspiré y me fui en dirección al lugar donde sería el concierto, quedaba muy cerca diría yo que fui caminando, llegué al lugar y habían demasiadas personas, la mayoría chicas de mi edad, con carteles y polos con el símbolo, gritaban animadamente que no me resistí y también grité.
—¡Kim Nam Joon, Kim Seok Jin, Min Yoon Gi, Jung Ho Seok, Park Ji Min, Kim Tae Hyung, Jeon Jung Kook!, ¡BTS!
Era la barra o el “himno” del fandom, lo hacían en cada concierto que se convirtió en costumbre para mí hacerlo en cada canción que escuchábamos de ellos. Grité tan fuerte que algunos se me quedaron mirando y me fui corriendo a la fila para entrar. Estaba muy emocionada, por primera vez que iba un concierto de ellos ¡La primera vez!
Me tomé muchas fotos para el recuerdo de este sueño, que me fastidiaba que no sea real, pero ya iban a salir al escenario los chicos, todas estábamos gritando alocadamente, en este mismo momento Nicole, Anahí, Padme y yo estaríamos gritando como locas de la emoción. Como las extraño, bueno cuando despierte iré a verlas y las abrazaré como nunca.
Ellos fueron saliendo uno por uno, no me digas sueño… ¿otra cosa rara ahora? Ellos estaban saludando a todas las ARMY’s pero su gesto no era muy bonito ¿Es una broma? Sus cabezas eran… cabezas de caballos, tenían diferentes partes del cuerpo, nada cambio excepto eso. No le di importancia al sueño y disfruté del concierto hasta que otra vez mis ojos se cerraron y el fondo cambio.
—¡Nooooo! ¿Por qué sueño? ¡Estaba en un concierto!
El fondo era el mismo cielo y ya no estaba parada en algo, estaba pisando una nube. Empecé a caer no se veía a donde, estaba muy asustada que le rogué al sueño no morir  y se escuchó una risa. Ya estaba llegando al suelo, estaba llorando porque parecía tan real que si llegaba a morir sentiría el dolor. Faltaba muy poco para llegar a la superficie ¡Quiero despertar! ¡Ahora! ¡Ya!
Salté de la cama y corrí por toda la casa gritando. Mi mamá me agarró por los hombros y me abrazó.
—¿Estas bien Mireya? ¿Qué te pasó?
—No, tuve un sueño muy raro. No puedo estar tranquila ¡No puedo!
—Cálmate. Te traeré agua ¿okey?
—Okey
Y así es como desperté de ese sueño, eso creía, que ni sé cómo describirlo, supongo que fue producto de mi imaginación. Recordé lo que hice, en la mañana  Nicole me había llevado a su casa a ver un concierto de BTS en vivo, horas después Padme me llevó a un refugio de animales, ayudamos en algunas cosas  y vimos películas de unicornios y cosas tiernas, que le encantan a ella, por más de 4 horas y por la tarde Anahí y yo fuimos a cabalgar. Fue demasiado agotador todo eso. Este día el más extraño de toda mi vida, lo recordaré por siempre, justo lo que no quiero hacer.
 Después de haber despertado volví a dormir pero esta vez con la seguridad de que ya no ocurriría lo mismo. Pero no puede ser, esta no es mi cara, no es mi cuerpo, no es mi piel, no hablo este idioma, no soy mujer ¿Si esto tal vez es parte del sueño?

Seudónimo: Calermy