[Volver al índice de obras]

En el  lugar donde viví era un poco alejado de la sociedad, mi nombre es Wayra, mi familia  era unida y alegre hasta que mi mamá contrajo una enfermedad la cual debilitaba cada vez más, no culpo a mi papá el siempre intentó conseguir la cura para esta enfermedad, pero solo consiguió endeudarse sin lograr nada, no paso mucho tiempo y mama murió. Desde lo sucedido mi padre se volvió alcohólico y cada vez teníamos menos dinero, vendimos la casa en donde vivíamos y nos mudamos a un lugar alejado del pueblo.
Tiempo después vendimos todo lo que teníamos incluyendo la ropa, los habitantes del pueblo nos miraron con indiferencia y pena pero nunca nos ayudaron, dejé de asistir al colegio para poder ahorrar, pasábamos días sin comer o comíamos si podía conseguir algunas hierbas medicinales que crecían en lo más alto de los cerros. Mi papa no podía soportar que mi madre ya no estaba con nosotros se iba a tomar con el poco dinero que teníamos y no regresaba luego de 3 días. Un día fui a los montes por algo de comida emprendí mi camino con los pies descalzos, quemados por el frio y el sol, a lo lejos vi  a una persona que se acercaba a mí, intentaba adivinar quién era pero los rayos del sol dificultaban mi visión, conforme se me acercaba aquella persona me era desconocida, sería un visitante? No lo creo el pueblo en donde vivo  es un lugar muy apartado además cada vez que viene un visitante los habitantes del pueblo celebran y por ningún motivo lo dejan solo, aquel era un chico parecía de mi edad porque no tenía  más de 17 años vestía unas ropas no muy comunes como las antiguas culturas incas o eso recordaba antes de dejar el colegio, tenía una chuspa y parecía que llevaba muchas cosas. Conversamos un poco su nombre era Nico me regalo algo que parecía lliclla, un anaku y unas usutas que estaban envueltas por un tocapo, aquellas telas eran muy finas y lindas era lo más decente que me pondría en mucho tiempo no me dijo porque me las regalo solo quería  que nos encontremos al día siguiente me despedí de Nico muy contenta de aquel regalo era como si fuere un ángel caído del cielo. Comí un poco de las hierbas que traje y espere pacientemente a mi padre, esperando que no venga ebrio como otras veces. Cuando caía el sol decidí ver aquellas telas que tanto me llamaban la atención cuando vi  aquel anaku cayó una piedra de color esmeralda, supuse que Nico se equivocó, cuando tome la piedra que en mis manos esta parecía tener dibujos grabados pero eran tan pequeños que no lograba descifrar cuales eran al caer la noche mientras dormía aquella piedra tenía algo especial pues cuando le cayó un poco de  la luz de la luna este iluminó todo del mismo color esmeralda de la piedra despertándome rápidamente cuando abrí los ojos me quede sorprendida, pues en el techo  se proyectaban las líneas de nazca las reconocí al instante porque mi madre siempre me hablaba de ellas cuando moví la piedra aquel rayo de luna que ingresaba en el lugar donde yo dormía este regreso a ser la piedra de antes con los dibujos grabados dejando el lugar donde estaba totalmente oscuro regrese a dormir, sin saber alguna respuesta, cuando desperté fui a los montes con la ropa que Nico me había regalado esperando volver a encontrarlo para devolverle la piedra tan extraña que me había dado, me di por vencida he iba a esperar a que mi padre regrese, cuando veo salir a Nico de una roca gigante pero como lo hizo? Solo se acercó y me dijo que lo siguiera el me llevó por donde el salió no solo era una piedra era un túnel y parecía ser de alguna cultura ya que habían jarrones como alguna vez me los describió mi profesora el olor era un poco desagradable supongo para alejar a los intrusos estuvimos caminando durante horas me preocupe por mi padre pero supongo que él puede estar unos días más sin mí, total casi no lo veo… mientras caminaba junto a Nico le comente sobre la piedra que encontré él me dijo que lo puso allí quería saber algo pero no me dijo que era cuando llegamos parecía ser un sueño había una ciudadela debajo de la tierra parecía increíble cómo pudieron guardar bien este secreto. Nico me dijo que quería que conociera a alguien pero insistió en que comiera antes, todo era asombroso me contó un poco de sus antepasados cuando fueron conquistados por los españoles, luego que los españoles tomaron el poder destruyeron todo lo que habían construido construyendo encima lo que ellos llamaban iglesia, los incas intentaron buscar un lugar seguro, entre ellos pasaban la voz y cada vez conseguían ser un grupo mayor aislándose del caos  de allá afuera eligieron un nuevo inca intentando llevar la misma organización que tenían antes de la llegada de los españoles ,así fue, pasaron generaciones hasta que uno de los incas solo tuvo una hija  su nombre era Ninasisa era la más bella quisieron ofrecerla en sacrificio al inti pero el inca se negó en cambio dijo que debía casarse con Pumawari pero ella se negó y escapo de aquí estuvimos buscándola hasta que hallamos su paradero que es el pueblo en donde  yo habitaba pero cuando la hallaron ya era muy tarde ella se había casado con un descendiente español y ya tenían un hijo cuando la noticia llego al inca él se enojó y se volvió muy amargado esa piedra que tienes refleja con la luz de la luna quienes tienen la sangre del inca con lo que me dijiste estoy convencido que tu madre era hija del inca y tú eres su nieta.
Conocí a su madre y me invitó a comer tenía mucha hambre mi piel estaba algo huesuda por la falta de alimento ella me hizo comer todo lo que pude y dormí en ese lugar.
Al día siguiente Nico me llevo delante del inca, este era alto aunque ya tenía avanzada edad era mi abuelo no sabía nada de el ya que mi madre nunca me comentó nada sobre su pasado antes de que se casara con mi padre ahora se su gran secreto.
El inca al verme se sorprendió me acogió aunque al principio le incomodo que fuera mestiza me enseño todo lo que hacían y como hacían los túneles hasta debajo del agua descubrí su secreto también convencí a mi abuelo  que no les tenga rencor a los españoles debe perdonar lo que paso en la historia, decidió no matar a mi padre solo lo dejo vivir y yo me quede en este lugar, sentía que este era mi lugar mi abuelo me dijo que el sol me escogió para que sea la primera mujer que reine este gran imperio escondido conforme paso el tiempo fui creciendo y cuando tome el mando mi abuelo murió ,decidí mandar personas a que busquen a mi padre y que lo trajeran se convirtió en un zapatero honrado, cuando lo traje lloro y me abrazo fuertemente vivimos en paz y me case con Nico que fue el que me ayudo en todo esto, reinamos en el lugar que menos esperaba y el que más me gustaba, estaríamos escondidos pero aquí estábamos en un lugar donde la maldad  fue reducida hasta ser casi inexistente y hacer de este pequeño mundo un lugar mejor.

Seudónimo: Step