[Volver al índice de obras]

Oh! Melancolía,
vieja amiga.
¿Ya estás aquí?
¿Su partida fue la causante de tu visita?

Es verdad, todos se van y no regresan
excepto tú, amiga fiel.
Siempre estás en los malos momentos
mi única compañía.

Tu eres esa “amiga” que vuelve
y no se va hasta que sana mi dolor.
a pesar de que quien lo sane
te haga volver aquí
a oír mi sufrir.

Podrías estar harta ya de mí
que hasta ya no quisieras venir;
pero eres esa “amiga” que siempre vuelve
y no se va hasta que yo sonría otra vez.

Tu existencia es mi alegría
porque a pesar del dolor
tú seguirás siendo mi fiel compañía.
 Oh! Melancolía.

Seudónimo: Miriallia