[Volver al índice de obras]

Había una vez una familia que viajaba en un barco, celebrando el cumpleaños de un niño llamado Rafael, estaba muy feliz con su familia.
Después de un rato las olas se levantaron y todo lo que estaba en el barco se movía y Rafael corriendo fue a ver, y vio como las olas se acercaban al barco, hasta que las olas llegaron y logró voltear el barco y todas las personas caían mientras; Rafael vio caer a sus hermanos del barco y él intento salvarlos; pero no lo logró.
Al día siguiente despertó en una isla, abandonado mientras que todos habían desaparecido; pero él no lo podía creer y entonces buscó por todo la isla y no encontró rastro alguno de personas o familiares y Rafael lloraba, porque no encontró a nadie en la isla, porque tenía tan solo 9 años y para Rafael le costó mucho tiempo estando solo en ese lugar. Y solo quedó con su ropa y el regalo que le habían dado sus padres que eran fotos de él con su familia.
Y con el tiempo fue creciendo hasta tener 11 años y siempre rezaba por su familia y un día soplo el viento e hizo volar sus fotos al mar y entonces Rafael fue a buscarlas e hizo una fogata para que secaran sus fotos.
Al día siguiente veía que el mar estaba tranquilo para poder pasar nadando en un bote de madera que él mismo construyó con el tiempo, pero siempre veía olas y eso significaba que no podía pasar y siempre esperaba, pasaron los años hasta que cumplió 14 años y un día fue a ver, tanto que había esperado las olas estaban tranquilas entonces fue nadando con su bote cuando de repente aparecen las olas  y lo tumbaron de nuevo.
Luego quedó inconsciente en el mar, de repente vino un barco, vio a Rafael que estaba en el mar y fueron a recogerlo, desde ese día ya no estuvo en la isla.
Cuando regresó a la ciudad salían periódicos del niño que había desaparecido hace mucho tiempo que era Rafael y también salía en portadas de revistas.
Y Rafael siempre buscaba localizar a su familia; pero no los encontraba. Buscaba por todos lados por cada calle, pero no los ubicó, y poco se iba convirtiendo en una persona mala por estar solo en todo el mundo ni amigos o familiares cercanos a él.
Y comenzaba a hacer maldades cuando de pronto apareció un joven llamado Alister y le dijo a Rafael que dejara de hacer maldades, que eso no era lo correcto en la vida y Rafael contestó es que no tengo a nadie en la vida y por eso no sé lo que hago y Alister dijo pero con maldades no vas a solucionar nada así vas a empeorar las cosas y si dices que no tienes a nadie en la vida hazlo por lo menos por todos tus familiares que en este momento no están contigo crees que les gustaría lo que estás haciendo con tu vida, únete a mí y ambos lograremos que tu vida vuelva a ser otra y formaremos un gran equipo y podremos vencer todo lo que se nos presente en la vida y después de esas palabras Rafael comprendió la verdad que todo que  estuvo haciendo estaba mal y aunque su familia no estuviera con él lucharía por ellos y todos sus premios se los dedicaría a su familia y desde ese momento Rafael jamás volvió a ser malo. Toda su vida la dedicaría para el bien y no para el mal; entonces Rafael fue muy feliz porque había conocido a un amigo para siempre .
Seudónimo: El Mirko