[Volver al índice de obras]

Se van perdiendo en el tiempo mis años,
van quedando muy lejos,
ya no me lleva mi padre de la mano 
solamente sus consejos.

Siguen en mí los recuerdos de niño 
cuando yo lo miraba,
como recuerdo a mi padre
que con eso sonreía
mientras mi madre miraba.

Años que vienen despacio primero
con qué lentitud avanzan,
y acompañan a mi padre muy lejos
tal vez hasta el fin del mundo.

Hoy ya no quiero que pasen los años
porque mi padre ya está viejo,
se han cubierto de arrugas sus manos
y de nieve sus cabellos,
¡Oh! Señor dame tiempo te pido,
porque sé que tú puedes hacerlo.

Porque señor yo en verdad no entiendo,
¿por qué se nos va lo bueno?
cuando des tus últimos pasos,
yo quiero ser el que te cuide mientras tanto,
dame tu mano y vamos aunque,
vas a descansar para siempre 
me quedará decir simplemente… Adiós.

Seudónimo: Macho Alfa