[Volver al índice de obras]

Ignora al que hiere,
iIgnora su escondido dolor,
ignora su dureza;
hace falta ser valiente
para aguantar y descubrir su interior
¿Por qué lo ignoras?
¡No ves que necesita ayuda!

Tal vez naciste ciego
y no ves tus sentimientos,
tal vez eres sordo
y no oyes lo bueno, solo lo malo.

O tal vez, solo tal vez
eres tonto y malagradecido
con todo, por todo y con todos,
te lo dice estos sentimientos
de conciencia y  empatía
que encadenaste en tu parte más sombría
de tu pobre corazón lastimado.

Sigue ignorando a la gente
que sufre en este mundo.
Aférrate a nada,
la muerte viene y lo estás esperando,
ignora el mensaje de cada día
que no son suficientes para alegrar tu vida.

Ignora la guía de tus padres
que nunca encontrarán
a un hijo a quien apreciar.
Ignora las enseñanzas de la escuela
que lo único que hallarás,
es una soga en tu cuello preguntándote
¿Dónde está el apoyo de dios?
¿En dónde quedó el amor?

Actualmente eres tan mediocre,
no ves las oportunidades,
no aprovechas el tiempo
y cuando llegue el día lo lamentarás.

Todo es cansancio y pereza
creyendo en falsas promesas.
El éxito se intercambia con dedicación y fuerza,
ahí está tu rayo de esperanza.

Todo no es imposible
y tampoco es fácil.
Los minutos son irreversibles
y cada obstáculo se tornará más difícil,
no te rindas todo es posible,
olvida el pasado y todo lo que te atormente.
Mira el futuro
haz que tus acciones lo fomente.

No esperes a charlar con la muerte
el mundo está para combatirlo de frente,
antes de que te mande un golpe fuerte
no te humiles quejándote,
desencadéname, no quiero que me ocultes
soy parte de ti todo lo que eres
¡Somos tus sentimientos ya no nos ignores!

Seudónimo: Caballero blanco