[Volver al índice de obras]

Tu vida es un gran río,
 va caudalosamente.
A su orilla, invisiblemente
yo broto dulcemente.
Compañera de oro y armonía,
más y más mi dulce compañía.

La alegría en la campiña,
es la fresca primavera,
 es aquella flor más bella de la estrella,
se mantiene la ilusión,
como una bella canción.

Eres la fragante sutileza,
magisterio purpureo en la belleza,
grata flor destacas,
sobre el verde de las hojas

Así la verde soledad se parece al viento,
te esperaré soñando en tu abandonamiento,
con mi alama en penumbra y alerta
con la puerta entreabierta. 

Seudónimo: León