[Volver al índice de obras]

Caminaba por aquella oscura calle,
Y en mi cara, el frío viento opacante,
Mí congelado cuerpo temblaba,
Y mi mente seguía hipnotizada

Caminaba con helada inseguridad,
Y  pronto vi una luz que brillaba,
Y luego vi a más resplandeciendo,
Y entonces descubrí que podía verlo.

Estaba en la zona aparte,
Pensando, que tal vez, podía evitar sentirlo
Aún con la interrogante de entrar o no hacerlo,
Decidí, y entré sin ningún miedo.

Al entrar, encontré lo que tanto observaba,
Las luces, como estrellas parpadeaban,
Y ya todos estaban en aquella sala,
¡Gran error!, mi reflejo señalaba.

Aquella sala, aún seguía con vida,
Cada persona sonreía y disfrutaba,
Cada uno con su celular, o tan solo miraban,
Nadie realmente sabía, que pasaba en esa sala.

Es ahí cuando pensé, que tal vez  superaría,
Tal vez, realmente nadie estaba dañado
Tal vez, todo era una paradoja
Tal vez, mi mente había pensado demasiado.

Entonces, una cortina de humo se formó,
Cada necesidad se bebió,
Cada interés se inhaló,
Cada estrella se apagó

La fiesta convertida en cementerio,
Hizo de la sala un sitio funeral,
Las personas habían empeorado,
Y nada había cambiado.

Entonces, la inseguridad volvió a mi mente,
Y  lágrimas negras cayeron en mi pecho.
Mi alma, pedía ayuda por dentro,
Mientras el mar de mis ojos veía el hecho.

Aquellos que conocí, fueron decepcionantes
Aquellos que ya conocía, eran los mismos
Aquellos que me hablaron, se los llevó el viento
Y aquel dentro de mí, siguió en su lamento.

Los besos volaron por todo el aire,
Y la traición, se avecinaba,
Y de pronto vinieron más personas,
Justo cuando yo me retiraba.

Salí de aquella fiesta fúnebre,
Y nunca pude superarlo,
Nadie supo que pasó esa noche,
Supongo que era de esperarlo.

Seudónimo: Pad Baker Xix