[Volver al índice de obras]

Cap. A1
Las mismas palabras formales y temblorosas causadas por el público presente, aun no entiendo el por qué ese nerviosismo, aunque no duraría ese momento, termina en ese instante en el que dice, gracias por venir. Después de aquellas palabras disque formales, pasamos a la competencia.
No por nada soy uno de los alumnos ejemplares, siempre habrá estos viajes de concurso, donde va la mayoría con una idea de guerra, después de mucho ver decides no ser así, no quiero contagiarme de aquellas miradas indiferentes llenas de odio, no por ahora, solo vengo a participar y ver aquellos colegios de otros lugares, donde los alumnos son todos iguales, sin mucho esfuerzo clasificare, solo vendrán los jurados y para ser sincero solo los espero a ellos, 5min de explicación, y ¿qué hago las demás horas?, solo sentarme a ver a los demás, cuando la vi a ella.
Ojos redondos, tez blanca y ojos marrones, adornada de un cabello marrón, ondulado y corto. No es igual a aquel grupo de amigas que le acompañaban, que en mi grupo de amigos les llamamos pirujas cuya preocupación por la vida es mínima(y por mínima hablo de no quedar embarazada), pero ella es diferente, lo veo en su mirada tan brillante, tan profunda que te deja la impresión que con el amor se puede todo, desde vivir en la plena felicidad hasta el punto de creer en la paz mundial, solo ella se ve diferente, solo ella me dará la paz que tan desesperadamente buscaba, ella me dará la paz, solo ella y su mirada.
Me acerco tímidamente pisando el pasto seco, pensando cada movimiento, cada palabra, cada gesto, empezare con una sonrisa y unas bromas en el grupo de amigas, luego me acercare más a ella, con suerte me hablara más noche por whatsapp cuando yo ya este camino a mi lugar, unas palabras graciosas y una atención excepcional, pero ella está ahí mirando su teléfono, que puede ser más importante en su teléfono que yo, a ella le considero como mi salvación, es como un insulto, es ella realmente.
Ofendido me voy para mi puesto sentado explicando indiferentemente, para cuando la veo a ella, paso a paso, cada paso de ella es como un latido, y me mira, con sus ojos fijos, mi sudor empieza a fluir como si fuese energía, mi mente empieza a enredarse, alguien que intercambio de palabras fue solo unidireccional puede hacer esto en mí, ella habré sus labios sin que yo pierda su mirada, empiezo a temer que mirarla a los ojos mucho le parezca intimidador. Fue breve, mi nombre y mi número de teléfono, tal vez así es ella, tal vez la paz sea así de fría, pues sus ojos  tan brillantes no mentirían
Cap. 1B
Lastimosamente hoy no habrá clases, no mirare su cabello, sé que jamás me hará caso, en realidad solo me mira con lastima, pero no es malo soñar, solo mirar su hermoso cabello perfectamente corto, para ser honesto la escuela fuese una tortura si no fuese por ella, compartimos el mismo cabello rizado, pero la diferencia es que ella tiene estilo, me defendió muchas veces y ahora solo quiero verla a diario.
No solo es su cabello lo que me enamoro de ella, es su forma de tratar, no siempre es fácil socializar, ella fue la primera en hacerlo con migo y desde ahí supe que no quería a nadie más, antes era popular en mi antiguo colegio pero ahora ya no, a veces solo una persona te puede llenar el vacío y solo quieres con esa persona, estar, conversar, comer, y aunque no esté físicamente la siento alado de mí, tal vez con suerte este en aquella exposición de experimentos, me alisto bien para ir, y en cuanto estoy bien vestido como para ella, me voy para el colegio, piso el césped del patio y la miro, siempre tan preciosa con ese cabello perfecto, combina bien con su cuerpo y con sus ojos, es simplemente perfecto, me imagino como será al recién despertar, a veces la soledad hace nacer una soledad si no es suficiente compañía con nosotros mismos, pero ella es como yo mismo, me aliste ,mucho tiempo, me imagino cuanto tiempo lo hará ella para mantener su cabello así.
Llego listo y la veo a ella, hablando con otro idiota, uno moreno y ella felizmente lo ignora, no puedo ver más esto, siento algo por ella pero no podría enojarme, así que iré donde ella, sus amigas no me caen pero igual iré donde ella, y cuando llego me dejo solo y se fue a hablar con él, me siento traicionado, no tengo la capacidad de enojarme, creo que callare, y me iré a pensar.
 Cap. 1C
Quién lo diría, cuando era chico siempre veía a adolescentes afuera del colegio privado que está cerca a mi casa, y creía que eran tontos por estar esperándolas, ahora estoy así, no creo que tenga muchos pretendientes, ella no es de las chicas que son  muy expresivas, aunque su belleza es impresionante, por suerte vivo cerca de su casa, así todo será más sencillo, desde solo ser un pretendiente y ser un acosador, aunque en realidad me aproximo más a la primera proposición, pero eso es porque soy su amigo, aunque en verdad lo que quiero hacer se acerca más a la segunda proposición,
Pero eso no es por lo que quiera acosarla con fines sexuales, pervertidos o por el simple hecho que me sienta vacío, la respuesta está en lo que hace ni bien la saludo, un sencillo “hola”, algo simple y sencillo en otras personas, pero la magia que tiene sus labios lo hacen completamente especial, aunque solo sus cuerdas vocales, hagan loco a un  hombre, es una idea incompleta, pero esas vibraciones que tiene su voz en el aire sea el mismo que tiene mi corazón, es algo especial, solo su voz, con tal de escucharla, la espero varios minutos, vacaciones y largos periodos de tiempo, algo tan dulce y fino valdrá la pena.
Hoy no habrá clases, eso no es impedimento, sé que estará en esa feria de ciencias, con sus amigas, sería fácil, pero yo trabajare descargando cosas en el mercado, sería difícil, en especial porque lo tengo planeado desde el día que dijeron hoy no habrá clases, suponiendo que estaré hasta la noche desde la mañana, y no por nada la paga sería buena, tengo pensado regalarle algo, tengo  miedo de ilusionarme con alguien que conozco de manera tan superficial, pero de algo morimos, y si la primera vez será de amor, sería una muerte honorablemente ridícula.
Cap. 1D
Este chico se pasó de lanza, estar en la misma aula no acabo con nosotros ni con las fiestas y mucho menos con la mistad, un grupo perfecto, una vida perfecta, y después de esa hazaña de besarse a un chica sin conocerla, no está mal, pero en frente de un profesor de su colegio, obvio, siempre tan osado e indiferente a los intentos de corregimiento, pero me toca a mí, y ahí está, la chica, la flaca, la raramente amigable. El sueño húmedo de los recién entrantes a este colegio primario, bueno ahora será mía, me acerco y lo hago, un solo  paso, bueno mis amigos hacen bulla, ella se acerca a mí y me devuelve el beso, lo supere, sin darme cuenta esa chica está escalando estatuas, con nosotros
Cap. 2D
Tan rápido como nació su apego con nosotros, así de rápido se pasó el día, y de escalar estatuas, ahora escalamos cercas, con una botella de spride y otra de pisco en la mochila, y así de rápido como se pasó el día, así de rápido estamos ebrios, dejando todo a la suerte con la única convicción de llegar a casa, y única preocupación, amanecer con el celular, llaves, y billetera al día siguiente, aunque desaparece esa preocupación mediante esas cosas se van perdiendo, y no pude ser más ciego, una chica que el mismo día que la conoces se va a tomar contigo, no es alguien ordinaria, es alguien cuya relación seria muy compatible y en verdad seria todo posible, seria  todo perfecto y poco a poco me acerco a su boca, le miro a los ojos y toco su cabello sus labios se van abriendo y al fin besare a la flaca, pero una voz balbuceante m dice algo y siento un empujón, en cuanto me doy cuenta todos me miran feo y ella parándose después de arrastrarse bajo la reja hecho a correr, yo solo agarro un vaso y digo “por ella”.
Cap. 2C
Salgo del trabajo, totalmente agotado y lo único en lo que pondría un poco de empeño ser en planearle algo, algo romántico pero que no pase a algo más, como decirle, oye soy tu amigo pero quiero algo más, pero de una manera no tan directa,
De una manera no tan directa, es extraño oír un llanto que expresa de una manera tan directa una pena tremenda, un lamento que da a pensar  la muerte, pero tiene un tono más humano de lo pensado, como si alguien que experimentó la muerte misma, sea humano y transmite todo ese dolor en un sonido, tan horrible, tan lamentable, pero al fin y al cabo humano, mientras más me acerco más horrible se hace,
 Cuando veo su ropa, está llena de tierra, un pantalón negro y rasgado, roto de las rodillas(era el diseño pero aparentaba que fue provocada en una caída), con un polo con hombros descubiertos color gris junto a unas botas militares, vestía como ella pero ese llanto no puede ser de ella, me acerco y efectivamente, veo su rostro blanco y pálido con lágrimas hasta en los labios, le digo, “Alison”, ella me mira y me grita cosas, con un tono tan desesperante, más que desesperado, como la de un bebe engreído, le grito cálmate, para cuando ella dice —lo siento ya no volveré a gritar para que vengas.
Entiendo lo que paso pero para cuando ordeno mi mente ella se ha ido.
Cap. 2B
Salgo en un paseo nocturno, pienso en ella, en su voz, en su cabello, en su forma de sonreír, pero cada vez que lo hago me pongo celoso por el moreno, ese que lo trataba de coquetear, no puedo dejar de relacionarla con él, es un dolor tan culposo, pero soy muy cobarde como para fijarme en otra persona, pero solo sus pantalones negros junto a su casaca de cuero.
Escucho unos pasos veloces, son de unas botas, puede que sea serenazgo, como si fuese culpable me escondo aunque no tengo ni hice delito ninguno, veo un cuerpo delgado de color negro, parece ella, cuando la veo salgo, le grito “Alison”, ella para de correr me mira y se queda quieta, yo me acerco, para cuando ella me dice:
—Me resulta inevitable pensar que te fuiste con otras personas cuando en verdad te necesitaba-—Escúchame, tranquila, tu no me dejaste cuando recién vine, cuando necesitaba una amiga, yo no te dejare ahora y dudo mucho que te dejare algún día —respondí.
—Cállate, tú siempre mentiste, sin descaro, me decías cosas bellas pero ahora no necesito palabras, tampoco hechos, para ser verdad ahora no te necesito, no quiero nada de ti.
La escuche y evidencie que no se trataba de mí, seguí detrás de ella por la pista, sin darme cuenta la alcance justo en el puente que esta fuera del distrito, a pesar del cansancio dije.
—Cálmate Alison.
—No me digas que me calme, cuando no puedo hacerlo, nunca me enseñaste cómo.
—Porque dices eso yo te debí enseñar eso.
—No te necesito ni ahora ni nunca no quiero verte, no quiero conocerte.
—Pero tú ya me conoces.
—Jamás te vi en mi vida.
—Además si no lo necesitas porque no solo lo ignoras.
Se quedó pensando y en silencio se acercó a la baranda, yo recién reacciono y veo el paisaje, creí que ella se calmó y empezó a admirar el paisaje, una pista pavimentada un cielo negro que resaltaba el brillo de la luna y las estrellas, que se reflejada en el rio  de un forma hermosa además dejaba unos tonos grises que lograban hacer diferenciar los árboles y las rocas, junto a los montes negros que de una manera se diferenciaban con el cielo, ella estaba en calma y decidí irme y dejarla así
Cap. 2A
Esperaba su llamada, no la obtuve, solo quería salir con ella, ver su cabello, que sus bellos ojos me vean, pero lamentablemente no pasó nada, ahora solo su mirada vivirá en mi mente, y en su nombre, Alison, aunque me cueste semanas la encontrare en Facebook, será fácil si tengo su número de celular, ahora en el bus miro que me alejo de este lugar, más bello por afuera que por dentro, pues la noche esta oscura aunque la luna alumbra demasiado, esa belleza no se ve adentro por los focos, pero en bus esa diferencia es rotunda, ahora mirando la ventana miro una sombra que en el puente que se al parecer está admirando el rio, para cuando veo las sombras al pasa por unos árboles desaparece de la varada, sin grito ni nada, ahora solo pensare en esa, mañana será el día donde empezare a buscarla y por ende empezara todo.
*para la mañana siguiente un padre llego de supuesta visita pero se encontró con un cadáver, en la tarde cuatro chicos estaban en el velorio con un sentimiento de culpabilidad, tres en persona y uno estaba viéndola por última vez desde una transmisión en vivo de Facebook*

Seudónimo: Deyner Mendoza