[Volver al índice de obras]

En el blanco de tus perlas 
se refleja la pureza,
aquella pureza que demuestras
con cada caricia aplicada con delicadeza.

Esas caricias que están en el recuerdo,
esos recuerdos que están en el olvido
de este amor 
que tu haz perdido
aquel día que te has ido.

Tú ya estabas en camino 
a otro destino
solo por un amor clandestino.

Un amor fugaz
que decidiste hallar,
nuestras miradas no volvieron a chocar 
pues ese amor 
que en el libro prohibido esta.

Si ese cuantioso libro 
que decidiste escribir 
con ese amor clandestino
que decidiste vivir.

Ese amor tan ficticio
que decidiste buscar 
dejando el mío en el sollozar 
aquel sollozar que en mi oscuridad
oculta su verdad
esa verdad que ambos conocemos 
y no queremos aceptar 
por el agonizar 
de nuestro último palpitar.

Seudónimo: Mar Luque