[Volver al índice de obras]

Papito tan querido,
a quien vengo a declamar,
soy Alvarito,
tu hijo sin dudar.

Hoy, en este día
te vengo a saludar,
pues eres mi padre
y nadie más lo será.

Eres quien me vio y tuvo en brazos
por vez primera.
¿Quién me dio la vida?
Pues tú, papá.
¿Quién me despierta cada mañana?
Pues tú, papá.
¿Quién es aquél hombre bondadoso?
Pues tú, papá.

Yo sé del día del padre
y hay que celebrar,
por eso te escribo
a ti, papá.

Perú estuvo en el mundial,
estoy muy alegre,
pues tú me enseñaste a jugar.

Papitos, muchos hay
nos quieren
pues cada día nos acogen.

Aunque Perú perdió
tu esperanza se quedó,
queda disfrutar y nada más.

Lo que enseñas es lo mejor
pues me sirve para siempre.

Por eso hoy
no me queda nada más que decir
gracias, por tanto, papá.

Seudónimo: Alvaretus