[Volver al índice de obras]

Todos nos dicen que somos libres.
Que mentira,
que gran engaño,
solo estamos sometidos
por reglas que nos impiden ser nosotros.

Oprimidos como aves en jaula
sin poder volar,
nos encerraron, nos maltrataron,
nos hirieron, pero, aun así
seguimos con ellos.

Con la mirada en el piso
con el corazón estrujado
y con la boca sellada
así estamos.

Fingimos no ver,
fingimos no escuchar,
pero sentimos todo.

Miedo a volvernos como ellos,
temor a que nos hagan daño,
tristeza al ver que solo nos ignoran.

Nos enseñaron a soñar,
pero ellos convirtieron
todo sueño en pesadilla
pedimos ayuda, pero nos ignoraron.

Invisibles si, en eso nos convirtieron
en títeres de los demás,
en seres fríos sin corazón
sin sentimientos
y aun así nos exigen más.

Seudónimo: Jasmin