[Volver al índice de obras]

Perfora como agujas mi piel,
me hace recuerdo lo sola que me encuentro,
que donde vivo,
ya no es hogar mío.

No hay calidez, y sin embargo
me estoy sofocando,
mi cuerpo arde
y mente se inunda.

Tengo mucho miedo,
siento este frío que me está destruyendo,
me consume lentamente,
pero no es capaz de matarme.

Todo es tan irónico;
yo amo el fuego,
nunca me ha importado quemarme,
y aún así he de vivir en una eterna ventisca.

Ingrávida, me veo caer
y no soy yo,
parece que al fin acabó,
espera creo que me equivoco.

Seudónimo: Lizzy