[Volver al índice de obras]

Estás equivocada si piensas que no te quiero
y sé que como yo hay personas frías y cortantes
pero prefiero en tu vida ser un pasajero
para evitar sufrimientos y desplantes.

Es instinto es el que no permite que caiga
en aquella mirada que me derrite
y esos labios que no sé lo que traigan
quizá unos besos o una voz que grite.

Sólo sé que vale la pena soñar contigo
porque tú me sacas las mejoras sonrisas
de esas que me provoca mi mejor amigo
y aunque no te las muestro, igual me hechizas.

Por favor, quiero que te alejes
no sabría qué hacer con tu corazón
ya que luego de eso quizá me dejes
y así se termine esta ilusión.

Pero me da rabia no ser el que te abrace
y dejar esa tarea a cualquier mortal
porque contigo mi alma yace
 en un paraíso angelical.

Así que lo dejo en tus manos
esas que cuando me tocaban
me hacían decir: “oh vamos,
esto es mejor de lo que anunciaban”.

Gracias por darle experiencia a mi vida
y alegrías fugaces a mi corazón
que a veces se comporta como suicida
sabiendo que no tiene la razón.

Creo aún estar cuerdo
porque aún hay una repulsión
entre corazón y cabeza en desacuerdo
por culpa de mi indecisión.

Contigo renacieron mis sentimientos
y aunque parezca utópico
como en los cuentos
me siento un poco más magnífico.

De todas las mentiras
quiero creer que también me quieres
para no destrozarme cuando me miras
y saber que aún me prefieres.

Pero, a quién engaño
ni siquiera anhelo que te alejes
no importa si me haces daño
 no aceptaré que me dejes.

Siempre necesitaré de esa dosis
de la suavidad de tu piel
y si no, entraría en crisis
por mi adicción como un oso a la miel.

Irme sería la forma más cobarde
De amar a ese ser que me necesita
Pero notar tu indiferencia me arde
Justo cuando planeo una cita.

Es por eso que gracias a los consejos
De abuelos y personas que me quieren
Haré caso a los viejos
Y en el intento, no ir como soldados que mueren.

¡Maldita sea! Yo que juraba no pensarte tanto
ahora inevitablemente lo hago
hasta el punto de romper en llanto
por culpa de mi olvido vago.

¿Cómo haces para embobarme?
Si la primera vez que te vi
No tenía la idea de enamorarme
De una lectora con tanto frenesí.

¿Pero, de que trata el amor?
¿Es acaso darlo todo por ella?
¿Es acaso tener mucho valor
para decirle que es bella?

A esta miserable edad, no sé nada de la vida
Al igual que de tus gustos y preferencia
Sólo que eres ese motor que me ayuda
A creer que tú eres mi religión y ciencia.

Te quiero, aunque tenga temor.
Te quiero, aunque me destruyas.
Te quiero, aunque no brindes amor.
Te quiero, aunque no lo intuyas.

Seudónimo: Rony Soto