[Volver al índice de obras]

Arequipa cuna de valientes caudillos y poetas
que dieron la vida por ti suspirando de amor
se fueron llorando de dolor.

Aquellos sueños de mi poeta enamorado
me hicieron suspirar al  coplero  embelesado
y unas lágrimas de resignación limpiaban la lluvia
de aquel cielo romántico.

Todos esos sueños se han quedado dormidos 
ahora este pequeño poeta los ha despertado
para contagiarme con su dolor 
y hacer estas líneas que me parte el alma.

Y unas lágrimas vierten de mis ojos al recordar 
al poeta enamorado mariano melgar
el inolvidable que hizo alegrar 
a su Arequipa amada.

Arequipa amada, porque me haces delirar de amor
si yo he sido bueno contigo solo he tratado 
de sobrevivir en tu tierra que me has cobijado

y me has hecho suspirar en lo más profundo de mi dolor
aquel Misti blanco alto y arrogante como aquel 
águila que es libre y vigila mis sueños
esta presta a abrazarme en recompensa 
por haberle hecho suspirar de amor.

Quiero brindar un brindis sano por mi Arequipa amada
un brindis con el agua de aquel manantial 
tan pura y cristalina como mi Arequipa soñada
brindo por sus bellas mujeres
 las musas que me hacen 
suspirar de felicidad.

Y aquellas doncellas que me hacen soñar que soy amado
brindo por los poetas que han partido
a aquella inmensa eternidad
y brindo por esta tierra bendita que dios nos las ha dado
y brindo con las lágrimas de mi corazón que ha suspirado
y me ha hecho también un poeta soñador con la dicha
de curar heridas y cicatrizarlas con estos versos
que Dios me ha dado.

¡SALUD AREQUIPA AMADA!

Seudónimo: El soñador