[Volver al índice de obras]

Había una vez una familia, la señora Malena  y el señor César, resulta que la señora Malena estaba embarazada, César su esposo la cuidaba mucho, se querían uno al otro. Antes la señora Malena cocinaba todos los días para César, ahora César hacía todos los quehaceres de la casa. Siempre iban juntos al control de la señora Malena y cumplían con todos los medicamentos e indicaciones de la doctora. Un día César sintió un presentimiento que lo llevaba desde la mañana. Malena se sentía mal le dolía el vientre, tenía 7 meses de embarazo, recurrieron al hospital durante la madrugada, así que dio a luz a un hermoso bebé, nació a las 2:53 a.m. y lo llamaron Angelito, lo colocaron en una incubadora, luego descubrieron que padecía una enfermedad la osteogénesis imperfecta. Los padres sufrieron mucho, tuvieron que pagar grandes cantidades de dinero para el cuidado del bebé, hasta que el pequeño Angelito murió a los tres años. Transcurrió el tiempo y la señora Malena y el señor César tuvieron otro bebé, esta vez el bebé nació sanito y le dieron por nombre César como su padre. Unos de aquellos días se fueron al parque con el pequeño Cesitar que ya tenía 8 años, estaba jugando y de repente Cesitar ya no se encontraba, sus padres estaban desesperados, la madre temblaba y lloraba sin consuelo, lo buscaron y no lo encontraron, fueron a la comisaría pusieron la denuncia. Lo buscaron por varios días y meses, hasta que finalmente la policía tuvo noticias del niño, les informó que lo habían encontrado muerto, resulta que los secuestradores lo habían vendido a Egipto como esclavo y que había fallecido.
Los padres ya no podían resistir tanto dolor. Pasó tres años de la muerte de Cesitar, ambos se dieron otra oportunidad de volver a empezar de nuevo y nuevamente la señora Malena tuvo otro hijo y lo llamaron Aaron, era engreído, travieso y siempre le daban de todo, creció malcriado.
Después cuando Aaron ya tenía tres años, tuvieron otro hijo, al cual  llamaron Lian, este era un niño tranquilo y se portaba bien. Aaron y Lian fueron creciendo, Aaron era demasiado mentiroso, siempre le echaba la culpa a Lian de lo sucedido. Sus padres no hacían nada frente a esa actitud.
Era las 6:00 p.m. de la  tarde y se pusieron a mirar una película en familia, la señora Malena preparó la canchita salada, mientras que el  señor César preparaba los refrescos. Mientras tanto Aaaron y Lian  estaban sentados en el sofá, pues estaban  jugando de lo más tranquilos, hasta que de pronto Aaron lo empuja a Lian y lo hace caer. Lian empieza a llorar, pues tenía un enorme chichon en la cabeza, lo llevaron al hospital y allí le aplicaron algunos medicamentos. Sus padres al ver la actitud de Aaron deciden llamarle la atención, pero Aaron no hacía caso alguno.
El tiempo había transcurrido. Aaron tenía quince años y Lian doce, eran adolescentes, iban a la misma escuela, pero ambos no se hablaban, cada quien vivía en su mundo.
Pero, ¿por qué Aaron le tenía tanto rencor a Lian? , pues  resulta que Lian se había ganado el cariño de sus padres y de todo el entorno familiar, siempre decían que Lyan es muy aplicado y respetuoso, pero nunca hablaban nada bueno de Aaron.
Así que un día Aaron con compañía de unos amigos decidió hacerle una broma a su hermano, le dijeron que su hermano se encontraba mal y que estaba en el baño del colegio, Lian dejó de hacer lo que estaba haciendo y fue en ayuda de su hermano. Al llegar abrió la puerta todo estaba silencioso y de un momento a otro salieron unos estudiantes encapuchados le vendaron los ojos y le estaban dando supuestamente un escarmiento, Aaron aún no llegaba al lugar y cuando llegó vio que le estaban dando de golpes, Aaron les dijo que no hicieran eso ya que ellos lo único que tenían que haberle hecho era colocarlo en el tacho de basura.
 Lian salió todo herido, miró a su hermano, fue y lo abrazó; Aaron respondió de la misma manera y se prometieron que desde ahora todo iba ser diferente.
Llegaron a casa y encontraron a sus padres arrodillados, estaban nada menos que orando a Dios, ellos vieron llegar a sus dos hijos juntos, se alegraron mucho. Desde ese momento la relación familiar fue diferente. Tanto Aaron como Lian se disponen a ir juntos al colegio. A la salida Lian lo espera sentado en una banca, sombreada por los árboles.

Seudónimo: Lina