[Volver al índice de obras]

Hace tiempo en un remoto reino llamado Edén, lleno de naturaleza y de un ambiente incomparable existía una flor llamada Loto la cual se decía  que era el centro de toda la belleza natural, estos rumores llegaron a oídos del reino  Amberval el cual era desolado y en sus tierras no daban ningún tipo de cultivo, el soberano de Amberval el rey Flenos quería esta flor para su reino pero este no sabía que al arrancar dicha flor, muere todo rastro de naturaleza, Amberval fue invadido por Flenos y todo su pueblo  quienes no encontraron dicha flor, el reino de Amberval era integrado por personas que no tenían interés por conservar el ambiente y vivían para contaminar, entre ellos vivía Elsa una niña tan hermosa como los rayos del amanecer y tan tierna como el arroyo de un  extenso lago, Elsa desde pequeña no entendía porque su alrededor se veía tan impuro, lleno de desperdicios, en donde jamás pudo crecía  una flor o un árbol, ella conforme crecía quería que el lugar en donde vivía fuese un lugar lleno de armonía y de una bella naturaleza. El rey Flenos antes de morir mando a llamar a Elsa quien era conocida por su belleza, Flenos le encomendó una misión: hacer  que su reino disfrute  de una inmensa naturaleza y que su ambiente sea  sostenible en cuanta conciencia tome su pueblo.
Al cabo de cumplir los 14 años Elsa era la más hermosa del reino, un día mientras caminaba por  un lugar descampado y  en donde todo a su alrededor era marchito   se le acercó un muchacho de nombre Juan Manuel que le hizo una pregunta:
—¿Qué hace una hermosa flor como tú en este lugar lleno de oscuridad?
Elsa le respondió:
—¿Vengo a dar luz pues deseo que nuestro ambiente ,el entorno en done vivimos este lleno de flores , árboles y sobre todo quiero oír  el trinar de los bellos pajaritos?
Sin más que decir Elsa le pidió ayuda a Juan Manuel para que hagan entrar en razón a  todos los ciudadanos del reino y vean que sus acciones estaban destruyendo a la madre naturaleza, Juan Manuel sabía que era una misión  casi imposible porque  a el mismo no le interesaba lo que pasaba a su alrededor hasta el momento que conoció a Elsa pues  el sabia en su interior que se había enamorado de ella y era ese amor él que le había hecho tomar conciencia  y acompañar en esta misión a la hermosa Elsa, los dos salían todas las mañanas a la plaza principal en donde con carteles exponían bellos paisajes con tal de que los ciudadanos se den cuenta  que podían aspirar a un lugar mejor en donde reine un índole natural, al principio la gente se burlaba de los dos, los llamaban locos pues decían hay cosas más importantes que la naturaleza y el ambiente, pero a pesar de todos estos obstáculos  ambos seguían. Fue así que la gente se acostumbró a la presencia de ambos pues no pudieron ignorarlos y empezaron a tomar conciencia y ellos mismos se preguntaban ¿porque no podemos vivir en un lugar mejor en done extirpemos la inmundicia  y demos paso a  un ambiente saludable? Elsa pudo oír por fin trinar a los pajaritos lo que era muestra  que había cumplido su misión.
En medio del cambio Juan Manuel declaro sus sentimientos a Elsa, pero esta le reveló que lo suyo no podía ser, pues toda la belleza que poseía era de origen de la flor de loto y que ella no era nadie más que la misma naturaleza por lo que cumplió la misión en el  que el mundo  era uno solo con el fin de  preservar el ambiente a su alrededor. Fue en ese instante en que Elsa se convirtió en la flor de loto y como símbolo de agradecimiento hacia Juan Manuel le regalo uno de sus pétalos el cual es preservado hasta el día de hoy y demuestra a todos los pobladores  la belleza que esconde el ambiente. Juan Manuel se sentía feliz  pues consiguió  que todo su pueblo recapacite y se dé cuenta de que hay algo mejor dentro de un lugar el cual fue  modificado por el hombre para convertirlo en un tiradero. Desde ese tiempo  todo el reino de Amberval se encuentra en armonía y siempre procuran que su ambiente este lleno de una hermosa naturaleza. La gente interfiere con la naturaleza y por mucho que lo intenta en ocasiones no pueden curar las heridas que causan.

Seudónimo: Edge