[Volver al índice de obras]

Cuatro hermanos de una familia  muy unida, de los cuales dos eran mujeres y dos hombres todos tenían  hijos, la hermana mayor se llamaba luz, la que la seguía era Ali, quien recién había tenido a su hijo y dos hermanos de la misma edad, Luz tenía dos hijos Javier de 17 y Enrique de 13 años, y los dos hermanos  tenían sus hijos de poca edad. Toda esta familia vivía en una casa, no era la  más grande  ni la más pequeña pero todo era felicidad. Salían cada domingo al parque, les gustaba ir  ya que se divertían.  Todo  iba bien hasta que un día Enrique encuentra un aviso en Facebook que le llamó mucho la atención porque en esa publicación hablaban de vender un cachorro de raza.
A Enrique le interesó mucho, que decidió llamar  al vendedor, pero se dio cuenta que el costo de las mascotas era una cantidad a la cual él no llegaba a tener, esa noticia lo puso triste pero él sabía que si le decía algo a su madre, lo único que iba a conseguir era que  lo regañe nadie sabía de lo que estaba pasando Enrique. Él decidió contárselo a su hermano   pero no logro convencerlo el primer día, pero seguía insistiendo Enrique sabía que el tiempo se le acababa ya que  otro comprador podía llevarse a la mascota, intento hablar con el comprador y lo consiguió quedando en darle su celular y una cierta cantidad de dinero por el perro. En ese momento él se sentía feliz pero el vendedor le dijo que aparte del celular quería dinero y fue donde su hermano y esta vez sí lo convenció. Enrique se sentía muy feliz, cuando fue a recoger al cachorro no veía el momento en llevárselo. En el camino pensó que solo lo regañarían por un momento y así como convenció a su hermano podría convencer a su familia.
Al llegar a su casa  su hermano fue el primero en ver al cachorro al cual pusieron de nombre “Bailey “el nombre lo sacaron de una película. Ambos estaba emocionados pero Enrique no sabía lo que le esperaba siendo así ese mismo día quisieron sacar al cachorro a dar un paseo, pero el problema era que el pequeño Bailey no tenía su primera vacuna.
Sin importar eso lo llevaron pues ese día Enrique le prometió a su perro que él lo sacaría a pasear todos los días que  no lo iba a descuidar por nada del mundo, que lo iba a amar y querer y lo más importante lo pondría en el segundo lugar de su vida.
Enrique se dejó llevar por la emoción en ese momento todo para él iba muy bien ya tenía al perro, ya se sentía bien.  Entonces  llegaron los problemas a la familia de Enrique, su mama al ver al cachorro se molestó con el  diciéndole:
—Enrique porque trajiste al perro sin consultar.
A su mamá no le pareció bonito el perro ya que pensaba que lo habían estafado, Enrique  sin importar las críticas de su madre  seguía feliz por su perro. Al día siguiente su mamá de Enrique se acerca al perro y lo acaricia y Enrique feliz le dice:
—¿Mamá eso significa que nos lo podemos quedar?
Su madre responde está bien y le hace prometer que se tendría que encargar del cachorro. Pronto  se llegan a enterar sus tíos y su tía los cuales no les causo buen agrado que trajeran a un perro a su casa.
Se fueron acercando a Enrique a regañarlo por lo que hizo ya que tenían niños pequeños y ellos tenían la idea que un perro era  malo para la salud de sus hijos. Fue ahí cuando el comentario de su Tío  el mayo le exige que devuelva el perro o que lo vote al techo, pero Enrique  se negaba hacer eso él no quería  que viva en el techo ya que pensaba que  iba a enfermarse. Enrique ya no se sentía feliz de pronto pensó que su familia era mala. Se enojó mucho con la actitud de cada uno de sus Tíos. Pasaron días y las riñas dejaban de ser seguidas el perro se hacía querer con su familia, empezaban a preguntar sobre el perro y Enrique muy feliz hablaba muy bien de Bailey.
Pasaron semanas y las responsabilidades que traía el perro y los deberes de cada día como llevarlo a pasear, limpiar sus necesidades, darle tiempo se hacían más pesadas para Enrique lo que hizo que lo descuidara; de pronto vinieron otra vez las críticas  sobre  Enrique ya que lo estaba acostumbrando mal, lo que hizo que retome esa promesa que le hizo a su perro. Ya no era lo mismo después de que conoció una chica la cual llamaba su atención , ahora ella se llevaba su tiempo; mientras Bailey se lo pasaba solo en la casa  triste ya que ya sus salidas no eran como antes, pronto la preocupación por su mascota se hizo menos importante , su mama vio eso y le exigió que recuerde la promesa que le hizo a su perro , Enrique necio  no la quiso escuchar más tiempo paraba chateando con la chica   Bailey se sentía triste solo ya no le daba el amor de antes.
Cierto día  lo sacaron a pasear  Enrique lo llevo a donde la chica que lo gustaba estuvieron un buen tiempo jugando con Bailey pero luego lo dejaron ir, ese día se juntó con varios perros de la calle, pero a enrique  no pensó en las consecuencias ya que Bailey no tenía su segunda vacuna. Al día siguiente se dieron cuenta que  ya no quería comer  es ahí donde la preocupación por su perro ahora si se hizo presente, lo llevo al veterinario le dijeron que iba a estar bien pero que no lo sacaran a la calle. Pero ese día la chica le dijo que quería ir al parque con él y  su perro, Enrique le dijo que sí, pero esta  vez él pensó que no lo iba a descuidar pero paso lo mismo que la primera vez.
Al siguiente día se dio cuenta que su perro empezaba a vomitar  la clínica estaba cerrada  no había nadie en su casa solo estaba él  y no sabía qué hacer, esperaba que se  le pase pero no era así Enrique  pensó que se le iba a pasar  lo llevaron al veterinario al día siguiente, les dijo que tenían que ponerle suero  pero no tenía el Dinero para eso, el veterinario le ofreció ponerle una inyección  ya que pensaba que no se trataba de nada grave  esa misma noche tenía  una fiesta su primera fiesta de Enrique  con la chica que le gustaba   se sentía mal en partes porque no quería dejar a su perro solo toda la noche.
Pero también quería ir a la fiesta  la tentación le gano se fue  dejando a Bailey  solo en su cuarto recostado en sus sabanas. Esa noche paso muchas cosas en la fiesta empezaron  a beber y él se quedó cuidando a la chica hasta el día siguiente. La intriga de saber cómo se encontraba su perro le ganó y tuvo que regresar a casa eran las 5 am apenas salía el sol  entro a su cuarto y no encontró a Bailey se preguntaba dónde estará. Fue a su patio y lo encontró sin fuerzas flaco de tanto vomitar, agonizando y lo miro a los ojos  Enrique lo miraba y le salieron muchas lágrimas agarro a su perro sabía que ya no podía nada hacer, Bailey solo lo miraba  a él en ese momento empezó a querer ladrar de dolor, Enrique lo miraba y no creía lo que estaba pasando su perro se estaba muriendo el ya no podía hacer nada con su mano en el pecho de Bailey sentía como sus latidos iban desapareciendo como las estrellas del cielo  en ese momento recordó esas promesas que le hizo y no paro de llorar el ya no podía hacer nada Bailey había fallecido.

Seudónimo: Pepe