[Volver al índice de obras]

Recuerdo esos bellos momentos cuando jugaba con mis hermanitos y todo era normal para mí, hasta que con el paso del tiempo por lo menos todo un mes empecé a notar que cada día un hermano mío se iba, hasta que solo quedamos dos de los seis hermanos, mi mamá se notaba triste con la ida de mis hermanos. Pero luego de un tiempo me tocó irme, ese día fue casi el peor de mi vida, pues porque no volvería ver a mi madre, ella me miraba con una tristeza que no podía aguantar, y le dije a mi mamá que no se preocupe pues quizás a la familia que vaya, quiera mucho y me despedí de mi mamá.
Ya pasando un año de estar alejado de mi mamá estoy feliz porque esta familia me quiere mucho y me cuida, a veces me pregunto qué será de mis hermanos y de mi madre, ahora disfruto del amor que me da mi nueva familia, mis dueños nunca me dejaban salir a la calle será porque no quieren que me pase nada malo, yo ya tenía 2 años y medio y era una vida muy buena pero el día que uno de mis dueños me dio curiosidad por salir y lo hice y era mi primera vez que salí a la calle y me puse a caminar por ahí y mire a varias personas paradas en la esquina. Y a lo lejos vi a más perros, pero algunos eran pequeños y otros de mi tamaño, yo estaba de miedo pues era la primea vez que miraba a otros perros a parte de mis hermanos y mamá, entonces esos perros me vieron, yo me quedé parado y se acercaron hacia mí y me olieron, en un momento pensé que me harían algo, pero solo me dijeron que nunca me habían visto entones, me presenté y dije que si podía ser su amigo y ellos aceptaron, en ese rato me olvidé de regresar a casa y me fui caminando con ellos.
Al rato de un tiempo recordé que tenía que regresar a casa pero no sabía por dónde, les pedí ayuda a mis nuevos amigos, y ellos dijeron que no se recordaban. Entonces decidimos buscar mi casa, pero no logramos encontrar mi hogar me puse triste y decidí que no tenía que separarme de ellos porque ellos eran mis únicos amigos con quien podía quizás encontrar mi casa aunque no lo lograríamos, pasaron varios días y mis amigos yo comíamos comida de la calle y lo que encontrábamos ellos me enseñaban cosas que no conocía y me volví callejero, recuerdo que me contaron de un hombre en carro que se llevaba a los perritos y nunca más volvíamos a saber de esos perritos y eso casi me pasa a mí. Una noche mientras caminábamos en la calle yo ya estaba con ellos, como dos meses, vimos pasar a ese caballero malo que se robaba a los perritos y se detuvo delante de nosotros, entonces empezamos la huida cada uno se corrió por distintas partes el caballero se puso a perseguirme a mí, yo corrí con todas mis fuerzas y por suerte no me atrapo y me aleje demasiado lejos que ni pude encontrar  a mis amigos y me puse triste y desde ese momento empecé a caminar solo y hasta que llegue a un parque y me puse a descansar ahí.
Al día siguiente ya en la noche vi a varios jóvenes jugando con una pelota, entonces decidí ir donde ellos a ver si me daban algo. Cuando llegué casi nadie me dio importancia, decidí quedarme a ver por un momento y me di cuenta que todos jugaban y entre todos se pasaban la pelota menos a un joven , me preguntaba porque nadie le pasara, si yo fuera su amigo le pasaría la pelota, vi que decidió salir de la cancha y se acercó donde yo estaba  me acaricio y me dijo hola como estas y justo a mi costado había un caño y me dijo tienes sed yo le dije si moviendo la cola, entonces abrió el caño y me dio un poco de agua y yo estuve satisfecho nos pusimos a jugar mientras sus amigos se divertían  jugando con la pelota en una de esas se dieron cuenta que yo y si amigo que se llamaba Anthony  jugábamos y ellos decidieron molestarnos y m nuevo amigo se puso a jugar con ellos y me llamo a mí para que juegue con ellos me puse a jugar un rato con ellos hasta que me canse y Anthony mi nuevo amigo también decidimos irnos aunque no nos hicieron casi siguieron jugando y yo y Anthony nos fuimos y me hablaba de que sus amigos no le daban importancia y que si le importaba y nos fuimos caminando y llegamos donde esperaba su carro y me dijo que no podía llevarme a su casa pero eso me importaba porque con su amistad era suficiente.
En eso aparecieron dos amigos suyos y me presentó con ellos, me dijo que me llamaba Draqui ese nombre me gustó, me acariciaron y me hicieron cariño, me puse feliz al ver a varias personas que me daban su cariño, lo malo fue cuando se fueron, en especial Anthony ya que me había hecho gran amigo de él, pero en ese instante me encontré con mis amigos callejeros, me puse feliz al verlos y me fui con ellos.
Esa fue una experiencia inolvidable y nunca olvidaré a Anthony, me dijo que si me volviera a ver me llevaría a un lugar donde lograría encontrar a una familia, y lo hizo me volví a encontrar con el tres días después de que lo conociera y me llevo a mí y a mis amigos a un lugar al que llamaban albergue y habían varios perros grandes y pequeños, en donde con mis amigos callejeros hicimos más amigos.
No tuve que esperar mucho tiempo pues mi anterior familia me encontró y me volvió a llevar con ellos, y me fui junto con unos amigos más ya que los  adoptaron, estuve feliz por volver a regresar con mi anterior familia de donde me había salido mientras mi dueño dejo la puerta abierta.
Nos fuimos felices con nuestra familia y ahora vivo feliz con mis amigos, junto con la familia que se esforzó por encontrarme. Y me di cuenta que el verdadera felicidad la encuentras en la familia.
Seudónimo: Tony