[Volver al índice de obras]

Esta vez un chico llamado Andrés que estaba enamorado de una chica llamada Camelia, vivir con ella siempre era difícil, siempre iba coleccionando demasiados errores, definitivamente ella estaba loca… pero a él no sabía que le provocaba seguir con ella, sabiendo que era infiel, y que en verdad no lo quería… él era muy masoquista, lo hacía sufrir demasiado y el siempre daba lo más que podía dar. Después ella pensaba que no se daba cuenta pero era todo lo contrario, él sabía todo y se callaba y eso era lo que más le dolía, era tanto su sufrimiento que cambio la sonrisa que tenía, cambio su forma de vestir, de hablar, de comportarse, de ver la vida, se volvió duro e insensible, un poco cínico, y aprendió a fingir muy bien. Waldo su amigo vio que después de haber soportado la infidelidad de ella, y sabiendo que no había olvidado a su ex pareja… decidió pagarle con la misma moneda, y jugar con sus sentimientos, fue lo peor que pudo haber pensado, pero era tanto el dolor, y la resignación se dijo en su adentro
—He cambiado mi pasado por ti, quería ser un mejor tipo ¿y ella me paga así?
Así que en lo que quedaba de la relación el chico hizo lo que quiso, en especial en una fiesta donde la chica le sacó la vuelta otra vez, ahí hizo cosas que por la edad que el lector tiene no se pueden mencionar. Y ese día la chica le dijo que lo amaba, que estaba dispuesta a todo por él, a cambiar, pero se olvidó del viejo dicho que dice: “Si un hombre perdona una traición, es porque ya se desquitó, y ni cuenta te diste”. En este caso y en muchos pasos eso, el chico la perdono cínicamente después de lo que hizo y continuaron su relación, eso era obvio que no daba para más. No se sabe cuánto tiempo, semanas después hubo otra fiesta, a la que el chico no asistió con una doble intensión, él sabía que Camelia iba a hacer algo malo, ya le quería terminar pero necesitaba una razón, pero se dio con la sorpresa que no “hizo nada”. Al día siguiente les preguntaba a sus amigos, y la mayoría decía que no la habían visto hacer nada, pero él no creía. Comenzó a hablar con unas de sus amigas de confianza que le contaron lo que en verdad paso, el chico se sentía feliz y triste a la vez, y tuvo la opción de terminarle y así lo hizo, cuando estuvo libre al fin, trato de olvidarla lo más rápido posible, he eso hizo, incluso le rechazo volver con ella porque supuestamente lo extrañaba, pero él sabía que no era cierto, y la rechazó, ahí quedo el tema con ella y su historia de amor, promesas incompletas, fin de esa etapa. Ese chico comenzó a ir a fiestas más seguido, y comenzó a su vida anterior de jugador, conversaba con muchas chicas, coqueteaba con el doble, y les rompía el corazón a cuentas. Hasta que llego una, una que le marco la vida, de quien al parecer se enamoró, hizo muchas cosas pervertidas con ella antes de estar, él pensó que solo era un juego, pero al parecer no era así, él había descubierto algo en su última relación: “Nadie se enamora a una edad tan corta”, así que descubrió que solo la quería
Pasó hermosos momentos con ella, y la quiso un montón. Pero él sabía que tarde o temprano  tendría que terminar con ella. Creció Andrés y se hizo un hombre de la CIA, y comenzó a luchar contra terroristas teniendo una vida en secreto, y queriéndola aun a esa chica, espiándola en secreto, amándola así… Hasta que un día el agente de CIA falleció en un “accidente trágico”, y lo último que se supo de él fue nada, desapareció en la historia universal del mundo, y así la vida de un chico que empezó mal. Todos comenzamos de alguna manera y de alguna forma acabamos, sea mala o buena, todo depende de cómo tenemos nos comportemos, de nuestras amistades, con quien nos juntamos, al final eso es lo que decide tu futuro y por supuesto tu fuerza de voluntad.

Seudónimo: Nura XD