[Volver al índice de obras]

Hola, mi nombre es Tony, he decidido escribir una pequeña historia que me sucedió, bueno que aún estoy viviendo, espero que les guste. Podría decirles que todo comenzó cuando me cambiaron de colegio por unos problemas familiares, no me gustaba la idea de ir a ese colegio por diversos motivos: uno de ellos era de ya conocía a algunas personas que estudiaban ahí y no me llevaba bien con ellos, otro era de que también estaba mi última enamorada que tuve y no sería algo agradable para los dos. Al llegar el primer día de clases les diré que me quedé dormido, me tuve que alistar y cambiar rápidamente para no dar una mala imagen, al llegar noté que ya todos estaban en sus respectivas clases, pero me sentía perdido sinceramente ya que tuve que ir aula por aula preguntando qué grado era. Bueno al encontrar mi salón vi que solo éramos 12 alumnos era el salón con menos estudiantes, no le di importancia, al llegar el recreo no quería salir por temor a encontrarme a mi expareja ya que sería muy incómodo pero fue todo lo contrario, pasaron los días y me quedaba en mi aula como un antisocial sin hablarle a nadie. La siguiente semana empecé hablar con una chica por redes sociales al parecer estudiaba en mi colegio pero como no salía mucho no lo note, quien diría que aquel día marcaria mi vida para siempre. Al día siguiente llegue tarde al colegio por el hecho que la noche anterior no pude dormir pensando en ella solo con pronunciar su nombre suspiraba, no sabía que me sucedía jamás me había pasado algo similar. Ese día la busque en el recreo, Dios como es la vida, resulto que ella era compañera de mi ex. Muchos dicen que a esta edad nadie se enamora, de que todo es pasajero, una ilusión del momento pero les diré de que se equivocan yo me enamore a primera vista, me quede inmóvil no podía mover un solo musculo solo la miraba fijamente, me acerque no salude a sus amigas ni a mi ex me dirigí hacia ella le di un beso en la mejilla y la salude después de aquello sentía que me iba a dar un parado cardiaco. Pasaron los días y empezamos a tomar más confianza hasta que un 04 de mayo decidí tomar coraje y la cite para el día siguiente ya que la salida sería una hora antes de lo usual, me sentía muy nervioso al esperarla, pasamos un tiempo conversando la escuchaba pero al mismo tiempo estaba pensando en cómo decirle que la amaba y que quería ser algo más que amigos. De un momento al otro ya había pasado demasiado tiempo y ya era hora de irse se despidió de mí y la miraba marcharse, no lo pensé solo corrí con un solo pensamiento en mi cabeza “si no lo hacía ahora ya no lo podría volver hacer “la tome de la mano y me arrodille la mire fijamente a los ojos diciéndole: Karina he conocido a muchas personas pero nadie como tú sé que sonara algo loco lo que te diré pero estoy completamente enamorado de ti no duermo pensándote, al escuchar tu nombre mi corazón salta de emoción, solo con verte, mi día se alegra… Quieres estar conmigo. Lo sé suena algo cursi; pero es lo que sentía en ese momento, bueno lo que aun siento, me asombré al escuchar su respuesta, al escuchar ese “Sí, quiero estar contigo”. Me quedé mudo, mi corazón estaba descontrolado, me pare rápidamente y la besé cuando lo hice todo a mi alrededor desapareció, sé que solo fue un momento pero nunca lo olvidaré. A partir de este punto todo cambio, en el transcurso del primer mes ambos no s estábamos conociendo más y más hasta el punto que ambos sabíamos nuestras rutinas de todos los días pero ahí yo arruine las cosas, aquel 5 de junio no le dije ni un feliz aniversario ya que era domingo y pensaba decírselo el lunes no pensaba que sería tan grabe. Al día siguiente fui a buscarla ya evidente lo que iba a suceder le explique el motivo por el cual no le dije nada  el día anterior, la mirada de Karina reflejaba su enojo y la decepción hacia mí no podía decir nada yo me lo había ganado, después de esa discusión terminamos bueno los transcurrieron no deja pesar en ella no me concentraba en nada mas que en ella. Decidí tragarme mi orgullo y hacer algo que nuca había echo por ningunas de mis exparejas aprendí a hacer cartas para enamorados me rompí la cabeza sinceramente  con las medidas y las frases que debía poner todo, ya sé que dirán “tan templado estaba de Karina” bueno responderé sí lo estoy, me enamoré de ella. Ese 28 la busque en la salida ese día el cielo estaba nublado a punto de llover, cuando la encontré le dije que cerrada los ojos puse aquellas cajitas en su manos diciéndole “amor todo lo que siento por ti no puede estar en estas cartas ya que no podría caber, sé que soy un estúpido el más grande que puede haber por que perdí a la mejor persona que he conocido y la única que vio lo mejor en mí, te pido perdón y espero que logres disculpar a este gran estúpido” después de aquello empezó a leer aquellas cajas que al quitarle la tapa se volvían cartas, el silencio era aterrador no sabía que iba a pasar hasta que me miro y me dijo que me perdonaba la abrase y no la solté por nada no importa quien miraba o quien pasaba por ahí ella igual le jure nunca volvería a suceder algo similar después de eso por obra del destino empezó a llover ,la acompañe hasta su casa cuando la vi entrar me di media vuelta pero no podía ocultar tanta felicidad. A partir de ahí  ha pasado un mes desde que yo y Karina no habíamos  tenido ningún pero sabía que eso no sería para siempre, empezaron a correr rumores de que yo tenía otra relación con una de sus amigas pero solo éramos amigos, esa tarde no imaginaba lo iba a suceder, la esperé como cualquier otro día afuera del colegio cuando me di cuenta Karina no me hablo siguió su camino rápidamente voltee la tome de la mano y pregunte que había sucedido ella me respondió con otro pregunta que si yo tenía alguna relación con su amiga , le respondí que solo le estaba pidiendo consejos para darle un regalo, vi la tristeza en su ojos y me dolió verla así la abrase y no quise soltar le dije en el oído de que no perdería a la mujer que amó solo unos minutos de diversión, cuando creí que todo se había solucionado ocurrió un problema mayor alguien nos separó bruscamente, era su madre quien inmediatamente le dio una cachetada preguntándole que hacia conmigo, la vi llorar por primera vez y me dolió más a mí, no sabía qué hacer en ese momento no podía detenerla ella era madre estaba en su derecho cuando escuche que le dijo que la cambiaria de colegio rápidamente no lo pensé y decidí hablarle explicándole de que si alguien debería irse seria yo ya que solo yo era el único responsable todo lo que estaba pasando sin responderme la tomo del brazo y se fueron, me quede parado sin poder hacer nada en mi cabeza solo estaba la imagen de Karina con lágrimas en los ojos no paso mucho cuando su prima mayor paso por mi lado susurrando “ te lo advertí”. Mi amigo se acercó puso su mano en mi hombro diciendo: Como se te ocurre abrazarte con ella frente a su mamá ahora mira en el problema en el que te has metido pobre Karina su papá le debe estar gritando en este momento. La rabia me invadía, lo empuje gritándole que guardara silencio, ya no soportaba más quería desquitar toda la ira que tenía en ese momento y él no me ayudaba en lo más mínimo. Lentamente me quede solo camine a mi casa pensado en que decirle cuando vea pero todo seguía empeorando, me conecte a Facebook para poder hablar con Karina preguntarle cómo se encontraba pero cuando la mire conectada solo recibí mensajes de amenazas por parte de su papá en los cuales quería que me aleje de la vida de su hija o me iba a ir peor, uno tras otro empezaron a llegar en este punto ya no me importaba que me iba a suceder solo quería a saber cómo se encontraba que le habían hecho quería ayudarla pero no podía hacer nada al respecto. Tuve que esperar hasta el lunes para poder verla llegue temprano al colegio me senté en las gradas del patio esperando a que pasara por la puerta pero no ocurrió, no entre a las tres primeras horas me quede sentado esperando así fueron los 3 primeros días y no había ninguna señal de mi amada, al cuarto día me mando a llamar su prima rápidamente fui tenía muchas preguntas que hacerle cuando llegué me estaba esperando con sus amigos y amigas cuando me vio se dirigió hacia mí, inmediatamente la salude tengo que decirles que no estaba feliz al verme más bien parecía que quería golpearme. Después de los saludos empezamos dialogar:
—Por tu bien y el bien de mi prima es mejor que te alejes, no es bueno que mi prima este con alguien que siempre le va a traer problemas, yo no te conozco Tony; pero escuché muchas cosas sobre ti que eres alguien muy rebelde y sobre todo una mala influencia para Karina.
—Sé que ya te habrán hablado maravillas de mí pero te puedo asegurar de que nada de aquello es cierto pero en estos momentos no quiero hablar de mí, ahora lo único que te quiero preguntar es sobre mi enamorada.
—Mi prima se encuentra muy mal y todo es por tu culpa, ella ahora no puede caminar por tu culpa ya que su papá le ha dado su respectivo castigo, me da mucha pena mi prima no me deja de preguntar por ti y eso es lo que más me incomoda por que no debería estar pesando en enamorados o cosas así, debería estar preocupándose en sus estudios. Bueno Tony solo te diré que cuando ella regrese le termines porque ella no lo hará porque se ha enamorado de ti, hazlo por el bien de ambos, adiós eso era todo.
Después de conversar me dirigí en silencio a mi salón me puse a pensar en lo que me dijo, en todo lo que había sufrido por mi culpa, sé que sonara algo raro pero rompí en llanto como una niño una de mis amigas me vio se acercó se sentó a mi lado y me abrazo, me empezó a dar consejos intentando subirme la moral pero yo no podía, está muy deprimido. Al llegar a mi casa ese mismo día me encerré en mi cuarto y lleno de frustración golee las pareces hasta que mis nudillos empezaron a sangrar hasta que mis huesos me dolieran sé que estuvo mal muy mal pero que podía hacer.  La siguiente semana me dirigí a mi colegio, antes de llegar la vi, no aguanté las ganas de abrazarle que corrí hacia ella, aún estaba  algo mal así que decidimos platicar sobre lo que ocurrió ninguno de los dos quería terminar la relación pero también no nos podían ver juntos menos su  prima. Cuando crees que todo mejora siempre vuelve a ocurrir un nuevo problema. Con el tiempo ya ni sus padres ni sus primas ya no nos traían problemas, todo estaba mejorando lentamente, le prepare una pequeña sorpresa para nuestro aniversario mande a comprar unos anillos con grabado por dentro, un peluche incluso le hice una cartel una carta kilométrica se estarán preguntando que es una carta kilométrica bueno tiene forma de caja q al quitarle el seguro se desliza alcanzando un largo de un metro y medio, creo que los estoy aburriendo con los detalles, el punto es que quería darle una sorpresa para que olvidara los eventos sucedido y demostrarle que si la amaba.
Salí minutos antes, me escondí para sorprenderla les pedí ayuda a mi amigos para que le taparan los ojos y la llevaran al pasaje donde ya todo estaba arreglando, tengo que decirle que estaba ansioso y nervioso para darle su regalo cuando la vi llegar no contuve la emoción me acerque y la bese le mostré la sorpresa y le di su regalo esperando que le gustara verla tan feliz tan alegre  y enamorada fue ahí donde yo también recibí el mejor regalo  que alguien me pudo dar en mi vida si ella era feliz yo también lo era. Una semana después vi Karina muy nerviosa muy pensativa quería saber que le estaba ocurriendo pero no pude salir en el recreo me habían castigado tuve que esperar en la salida, ella se me acerco me agarro de la mano y me dio el anillo yo me sorprendí y me dijo que teníamos que terminar debí sospechar que algo malo pasaría cuando voltee su papá estaba ahí enojado me volvió a repetir de que alejara vi Karina muy preocupada tenía miedo de que su padre me golpeara no quería que la volvieran a golpear por mi culpa y le dije lo que sucedió minutos antes con una voz llorosa le dije: Señor no tiene nada que preocuparse por que yo y su hija ya hemos terminado. Segundos después vi Karina llorando, no podía apartar la vista quería tenerla entre mis brazos decirle que todo estaría bien, les diré que no recuerdo lo que me dijo su padre no podía concentrarme en nadie más que en ella cuando se la llevo en dirección contraria a la mía  quería darle un golpe sé que está mal pero no tolero que un hombre trate de tal manera a su mujer en especial a Karina, otra vez no pude hacer nada por mi cabeza solo pensaba que tal si hacía caso  a su prima y  me alejaba para siempre. Una vez más llegue destrozado  a mi casa. Volvió a ocurrir lo mismo, pero esta vez se me estaban acabando las ideas para recuperarla estaba perdiendo las esperanzas cuando recibí un mensaje de Karina diciéndome que debíamos hablar en el colegio. Al día siguiente nos citamos en las gradas del colegio me asegure de que no hubiera ningún profesor cerca. Le pregunté cual era la pregunta que tenía para mí, ella inmediatamente me respondió:
—¿Aún me quieres Tony?
La tomé de las manos y mirándola fijamente a los ojos le respondí:
—Yo no te quiero Karina, yo te amó, te amó Karina tú me cambiaste la vida gracias a ti sé que es el amor, te voy a amar todo esta vida y si vuelvo a nacer, eres lo más bello que a mí me ha pasado, tú mi amor eres la dueña de mi corazón.
Fue un momento emotivo para los dos después de aquello me dijo que alguien tenía que hablar conmigo en la salida que no me valla temprano. Estuve pensando con quien hablaría me sorprendí cuando vi a su madre esperándome pero estaba vez yo y su mamá hablaríamos  de una manera más civilizada conversamos del problema de la ultimas y la comprendí después de conversar me di permiso para poder estar con Karina  con la condición de que no descuide sus estudios. En este punto dirán que a partir de aquí todo es felicidad pues no del todo es solo el comienzo, lo que les he contado solo son los 4 primero meses de nuestra relación. Espero que haya sido de su agrado  En una relación siempre va a existir buenos y malos momentos, ambos deben saber cómo afrontarlos no solo por un simple problema te vas a rendir y perder aquella persona que más amas.

Seudónimo: Yondu