[Volver al índice de obras]

Hoy mi grandioso y querido colegio,
te quiero expresar
todo el amor y cariño
que tengo hacia ti.

Cada día que pasa,
tengo ganas de seguir estudiando.
Sabes tú eres como un dios,
que todo lo oye y lo ve.

En tus aulas yo aprendí a leer y a escribir.
En tus aulas aprendí ciencias y valores.
Estar en tu colegio,
es como estar en mi segundo hogar.

Yo siempre te recordaré,
con una  gran y enorme  sonrisa.
Mi grande y hermoso colegio,
sabes… tú eres como una luz.

Guías a todos los niños y adolescentes,
a seguir sus sueños.
Gracias a ti aprendí a seguir mi camino,
con ciencia y valores.

Seudónimo: Ángeles