[Volver al índice de obras]

Tú, amor eres la mujer de mis sueños
en ningún momento, 
ni en ningún lugar puedo dejar de pensar en ti.
tu mirada encantadora, tu fiel sonrisa, 
erizan mi piel, encanto de mujer,
de mirada perdida y sonrisa no fingida.

Confío en ti amor, bella mujer,
de mi corazón la dueña eres,
tus besos son mi droga,
tu sonrisa mi fuente de vida,
tal vez no sea poeta o un rapero, 
solo espero que las palabras de estos versos
alimenten tu corazón.

Porque tú eres la fuente de mi inspiración
fuente de una composición cantada a los vientos,
tu nombre, bueno tu nombre de lo mejor,
de lo mejor que ha pasado en mi vida,
porque quiero que seas el efímero amor, 
aquel amor efímero que nunca llegue a su fin.

La grandeza de este amor… llena mi espíritu
que hasta el universo es pequeño ante este,
si esta noche al asomarte por tu ventana
vieras y sintieras el calor del frio
no creas que fue el viento, 
es el fino suspiro de amor que de mi inconsciente amor
está naciendo… bella mujer de sueños dulces.

Cuando veas que a lo lejos la mar quede sin vida, 
cuando veas que a la distancia el sol deje de acariciarte
cuando el viento termine de soplar en este mundo, 
recordare tu nombre, bella dama, 
aquel nombre que se va perdiendo
ante el vaivén incesante de mi suspiro
porque nunca antes en mi oído taciturno
nombre tan alegre he albergado… MUJER DE MIS SUEÑOS…

Seudónimo: Cretien de Troyes