[Volver al índice de obras]

La conocí hace más de un año
en una hermosa tarde de verano 
 me enamoré de ella
¿Y cómo no? 
Era la más bella.

Su sonrisa era perfecta
y sus ojos, grandes estrellas
su voz dulce melodía
que, de emoción y alegría 
colmaba toda mi vida.

Yo le entregué hasta mi alma
pues para siempre quería amarla
hasta me atreví a escribirle un poema
donde expresaba este  dilema.

Aunque  tuve la oportunidad 
de demostrárselo cada día
creo que fue mi timidez 
lo que a mí me impedía.

Pasaban las semanas.
Semanas que parecían  meses
y ella aun no sabía  
cuánto en mi vida yo la quería.

Creo que la única forma de expresar mis sentimientos
solo se encuentran  en  las líneas 
que conforman estos versos.

Seudónimo: Radamantis