[Volver al índice de obras]

Hoy tengo ojos para ver,
todo su resplandor,
su bello ser y la luz de tu creador.

Hoy sé que tú, más que nunca,
el atardecer dará la iniciativa,
de tu venir cada día.

Hoy sé que la luna será,
el faro de tu llegada,
por cada madrugada.

Noche tras noche,
me acompaña la luna;
verás que tu fulgor, pronto se apagará.

Hoy en tu brillo se ve,
una historia nuevamente oiré,
destellos de emoción se verán, y todos oirán.
Tu estrella siempre vivirá.

Seudónimo: Berenice