QUISIERA…

Quisiera un colegio libre de odio, maldad, egoísmo e ignorancia;
donde tanto alumnos como profesores se ayuden a enfrentar problemas
como la falta de atención a las clases,
el acoso, el maltrato y la exclusión que sufren cientos de chicos por ser diferentes o,
en términos más formales, que poseen mayor interés en sobresalir
y crear una actitud de reflexión en los demás.

Quisiera que los padres no fuesen tan duros cuando saludan a sus hijos
y cuando lo hacen miran a otros.
Cuando asistía al colegio, por ejemplo, a la hora de salida,
solía encontrarme con adultos que se caracterizaban por su mirada seria y amenazadora.
¿Qué humano honesto y amoroso podría vivir en este infierno,
infestado por el desánimo y la opacidad de la gente?

Quisiera no haber conocido a Susana,
aquella compañera mía que me destrozó el alma al pronunciar,
frente a todo el salón del cuarto grado de secundaria,
que jamás podría establecer una relación sentimental con alguien como yo
y que esperaba encontrar a un hombre mejor.
Pero bueno, ya sabía en lo que me involucraba desde que le escribí la primera carta de amor.

Quisiera ser el actor más popular en Hollywood,
para tener la posibilidad de que alguna mujer acepte una cita conmigo.
Sin embargo, simplemente soy un escritor perdedor muy deprimido,
que no ha logrado nada más interesante y comercial
que escribir este triste y adulador poema,
el cual le recuerda que el mundo... no es lo que quisiera.

Seudónimo: El poeta peruano