EL MISTI, LA TUMBA DEL PATAPELADA

Iba púe yo, caminando por la ladera de mi pueblo, era un día soleado, tenía puesto  mi  huachano como buen chacarero, llevaba mis chombitas con espumante chicha.
Era  lo  mismo  cada  mañana, saludado  por  todos  los  que  araban  mis  chacras.
Mis  fértiles  campiñas  alojaban  un  racay  frente  a  un  boquerón, donde corría  agua  cristalina  del  manantial  que  había  bajo  la   sombra  de  los  molles.
Sentado  en  un  lao  del  boquerón, me  encontré  con  Ráulo  “El   Patapelada”,  mi  mejor  gañan  —“Buenos días,  mi  señor” — me  dijo,  yo  solo  asentí  con  la  cabeza.
Ráulo  era  mestizo  de  padre  español  y  madre  india,  lo  conocí en  una  chingana,  había  sido  un  día  difícil,  estaba  muy cansado,  le  pedí  a  doña  Gumersinda  que  me  sirva  un  trago para  tomar  valor; después salí,  ya me dirigía  a  mi  fundo  cuando de  pronto vi  en  el  suelo un  hombre  tirado,  que  estaba borracho,  tenía  un  huachano viejo,  estaba  patapelada,  mirada perdida,  parecía  un  fina'u,  sin  vida…
Fue  cuando me compadecí de  él,  lo  levanté  y  lo llevé  conmigo, me recordaba  a  mí, antes  yo  era  un  borracho al  que  no  le importaba  nada,  un  borracho  que  perdió  a  su familia,  había tratado de ser  feliz; pero,  aun  teniéndolo todo  no  tenía  nada, recordar  me  hacía  mucho  daño…
Ya  en  el  fundo  lo  dejé  recostado en uno  de  los  cueros,  pasó allí  toda  la  noche,  en  la  mañana  siguiente  me  di  cuenta  que había  escarcha'u  toda  la  noche  entré  donde  lo  había  dejado, cantando  un  yaraví y  tiritando de frío, lo encontré, no me dijo nada.
Salí,  ya me  iba  a  mis  chacras,  no  me  había  dado  cuenta;  pero el  hombre  de  la chingana,  así lo llamaba  yo,  me  había  seguido.
Se  había  limpiado los chogñis, tenía  pinta  de  matrero  que  jamás me había  imaginado  que  él  tendría. 
Lo  dejé al  mando de  una  yunta  y  poco  a poco  se  ganó  mi cariño,  ahora  él  era  mi  mejor  gañán,  nunca  me  habló  de  su pasado;  pero,  sentí  que  una  herida  estaba  abierta,  no  insistí, lo único  que  sabía  era  su  origen  y  también  su  nombre,  Ráulo.
Todos le decían “El  Patapelada”, ya que, siempre andaba descalzo.
Después, de una larga  faena Ráulo  y  yo  nos  dirigimos  al  fundo, la  noche  era  fría,  el  sol  se  había  ocultado  y  la  bella  luna  ya había  salido…
Ya  en  el  fundo,  la  criada  nos  sirvió  la  merienda,  en  mi  mesa había  todo  tipo  de alimentos,  era  pues  yo  el  hacendado  más famoso  de  la región. 
Ráulo  como  todos  los  días  comía  un  boca'u  de  mote  con queso,  terminaba  eso,  se  despedía  y  se  iba  a  dormir,  esta  vez no  fue  la  excepción.
Hice  lo  mismo,  ya recostado me invadió el sueño, un  sueño profundo…
Ya era madrugada cuando desperté, asustado y sudoroso  noté algo raro  miré  mis  piernas y  estaban  deformadas,  grite…
Ráulo  vino  enseguida  me  preguntó  por  qué  gritaba. Yo  le  dije que  mirara  mis  piernas  y  se quedó pasmado
—¿Qué  te  pasó,  mi  señor?  —me  dijo,  yo  aún  asustado  le conté  mi  sueño,  él  escuchó todo  con  atención  y  prometió ayudarme. Yo  accedí.
Horas  después  emprendimos el recorrido,  yo  monta'u  en  un burro,  con  mi  poncho  blanco y mi  inseparable  huachano  y Ráulo  enccapichado  de cabeza a  los  pies  arreando  al  animal, nos  habíamos  llevado  quipos,  no  muchos,  mote,  tosta'u,  lo  más esencial..
Así  bajo  los molles  nos  dirigimos al  lugar donde según mi sueño se  me  devolvería mi  ánimo.
A  la  mitad del camino  unos  hombres  de  buen  ccaito,  chascosos con  chogñis  en  los  ojos, quircos de  naturaleza y con huaccalis, nos cerraron  el  paso  con  sillar,  y  con  machetes  en  mano  nos amenazaron  y pidieron  que  les  demos  todo lo que  teníamos,  yo y  Ráulo  nos  rehusamos  y  pasó  lo  peor.
Nos  rebuscaron,  no  podíamos hacer  nada; pero  Ráulo  no  se daba  por  vencido  los  insultaba, pero  ellos  no  se  detenían…
Nos  dejaron  sin  nada, ya era de  noche,  solo  las  estrellas iluminaban  el camino, estábamos  tiritando  de  frío,  Ráulo  me cargaba, yo  no  podía mis  piernas  se  deformaban  cada  vez  más, cuando  de  pronto  divisamos una  chuclla,  decidimos  pasar  la noche  allí.
El  tiempo  se  agotaba mi ánimo se alejaba  más  con  cada segundo que  pasaba,  Ráulo  estaba  muy  cansado  me  había  cargado  toda la  tarde,  lo  dejé  descansar.
A  la  mañana siguiente tomamos un atajo, estábamos  hambrientos, cazamos  unos cuyes  salvajes,  eso detuvo  el hambre unas  horas más,  ya  se  hacía  tarde,  cuando divisamos  nuestro destino,  me puse  feliz;  pero,  sentí algo raro en  Ráulo  su  voz era débil  sus pies  tenían  heridas, ya no  daba  para  más.
Con  sus  últimas  palabras  me  dio  las  gracias  por  mi  amistad, fue  cuando  le  rogué  a  los  Apus  que  me  acompañen   a  cuidar el  cuerpo de mi noble  amigo,  en ese mismo  instante  me  convertí en  uno  de  ellos,  y  dentro  de  mis  entrañas  yacía  el  cuerpo  de mi  querido  Patapelada.
Mis  leales  criados  de mi  fundo al ver  mis  inseparables, poncho blanco  y  huachano, seguros  de que era yo, su señor  me llamaron Misti,  desde  ese  día vigilo  mis campiñas  y  a  su  bella  gente,  la tierra  del sillar bella y heroica, ciudad  de  Melgar y  de  mi  buen Patapelada.
(Apaza Supo, Valeria Alejandra)
I.E. 40009 "San Martín de Porres"