[Volver al índice de obras]

Bella dama,
grande como el sol,
bella cual girasol,
llena de secretos.
Te quiero como las ardillas,
quieren a sus nueces.

Con profundos sentimientos,
eres tan bella como la mar,
proyectando amor por cantidad.
Dando a conocer tu potestad,
sin romper tu amabilidad.

Eres el ejemplo para mí,
yo te seguiré hasta el fin.
Muchas cosas han pasado,
pero tú, nunca me abandonas.
Muchas querrán oír esto,
pero, tú te lo mereces

Seudónimo: Cristhian