La lampa es la agricultura,
la agricultura es la tierra
y la tierra es la vida.

Hay que defender la tierra,
nuestra tierra peruana,
los valles, los montes y montañas.

Adelante Perú,
siempre adelante  peruano,
peruano del mundo,
defiende el Perú para los peruanos.

Ya es tiempo ahora peruano,
para recuperar el Perú,
recuperar sus suelos y sus aires.

Hay tantos peruanos en la miseria,
y tanta riqueza vilmente robada,
y tanta desgracia en los ríos y las plantas.

Levántate peruano con una Lampa
para cultivar la tierra y tu alma
y limpiar la basura y la miseria
que ha crecido en tu noble casa.

Están muriendo los pájaros y los niños,
sus sueños y sus padres envenenados,
por el aire de las minas y la mano negra
que sale del petróleo y sombras extranjeras.

Ya es hora de dar el grito,
para defender la vida
la vida de los niños que vivirán mañana.

Cómo decirle no al niño,
que nace y camina sobre hierba herida,
a las plantas que crecen con dolor en los prados.

Levántate peruano del Perú,
para decirle no al indeseable viento
que lo contamina todo.

Adelante, siempre adelante por el Perú
del mañana, del futuro
de los niños  y los sueños y las plantas.

Adelante Perú de mi corazón.
Vuelve a la vida.
Límpiate los ojos,
para  ver la desgracia en la que vives,
teniendo la madre tierra, herida
los ríos y los valles, heridos,
las ciudades y los hombres, contaminados.

Adelante,
siempre adelante peruano,
peruano del Perú por el Perú,
nuestro Perú del mundo.

(Porfirio Mamani Macedo - París 5-3-16)