LLUVIA EN VERANO

¡Agrio y dulce! Sabores opuestos
pero así fuimos nosotros
fuimos esclavos de nuestro amor,
amor que más tarde nos destruiría.

Si tan sólo nos hubieran advertido
pero ya es muy tarde
y no me arrepiento
de haberte conocido.

Dices  tú que fui  la luz
que despertó  tu corazón
pero yo fui tu castigo  divino
de Afrodita  por tu odio a la humanidad.

Tú  me  enseñaste lo hermoso del
lado oscuro  a la bella dama
de la noche  y al as insignificantes  luces
pero igual de hermosas  en el firmamento.

Pero  yo solo te mostré
paisajes majestuosos
que todos pueden apreciar
pero nadie lo hacía como nosotros.

¡Yo te culpo a ti!  Tú fuiste
lluvia en mi verano
el fenómeno más raro  y amargo
que llevaba tiempo esperando
la orbe nos llama día y noche
siendo tan diferentes pero igual de soñadores
pero crearemos nuestros eclipses.
Momentos en el que seremos uno solo.

¡Así sean diez! ¡Cien! ¡Mil años!
Volveremos a crear nuestro eclipse.
Un fenómeno en el que nosotros
seremos  los monarcas.

Seudónimo: Damisela