LA BIENVENIDA

De pronto un grito espantoso rasgó la oscuridad. Vio a los fantasmas acercándose hacia él, pero no podía distinguir sus rostros. Trató de correr, pero las piernas no le respondían. Algo le impedía moverse, algo le impedía gritar. Pero se dio cuenta que era el miedo. Mientras los fantasmas se acercaban, el terror creció en él y lo aprisionó  en su sitio. La oscuridad se sentía alrededor y las extrañas apariciones estaban cada vez más cerca, casi sobre él. Y cuando empezaron a devorarlo, pudo al fin ver sus rostros de los fantasmas.
 Y de pronto algo se movió de un lugar a otro, y de repente despertó. Todavía estaba asustado de aquella pesadilla ya había amanecido , mientras bostezaba , echó un vistazo a las ventanas y miró las casas y las chacras, y empezó a reconocerlas , y se dio cuenta que ya estaba llegando a Santa Rita de Siguas, el bus estaba avanzando con lentitud, y él sintió un gran nerviosismo y emoción.
Entonces se  preguntó. No pudo evitar imaginarse a alguno de sus hermanos menores o quizá a sus padres esperándolo en la estación de autobuses, y una sensación de ansiedad y nerviosismo le invadió el cuerpo. ¿Qué iba a decirles cuando los viera? Habían pasado años desde que se fue. No los había visto ni una vez, pero estaba seguro de que se habían enterado lo ocurrido en Lima. ¿Lo escucharían?,  ¿habrían encontrado en su ausencia, el perdón de quien no se lo imaginaba jamás?
De pronto André saco una foto de su familia y empezaba a mirarla como si estuviera buscando una respuesta.
Cuando el autobús llego a la estación, bajo con nerviosismo y emocionado. Espero en la sección de equipaje para sacar su maletín, luego miró alrededor si estaba su familia para recogerlo, pero no, no habían venido por él.
Se sintió extraño, un poco triste pero sabía que había tenido que pasar algo para no venir a recogerlo, ya que no se olvidarían de él, o eso pensó entonces.
Al ver que no habían venido, tomo un taxi para el camino a su hogar.
Santa Rita de Siguas se caracterizaba por sus chacras, sobre todo por sus sandias grandes, sus frutos ricos, era el paraíso de cualquier persona.
Al llegar a su casa, se percató que nadie estaba, se sintió algo triste, quizá ni siquiera habían leído la carta o eso pensó en ese momento.
En el hospital se encontraban sus padres y su hermano, estaban hospitalizados, se había chocado el bus donde venían al estacionamiento para recoger a André.
André pregunto a sus vecinos si sabían algo de ellos , nadie le daba una respuesta , hasta que vino su tío apresurado diciéndole hijo tu familia está en el hospital tienes que venir rápido están graves.
André se asustó mucho, no sabía cómo estaban sus padres y sus 2 hermanos menores están en el hospital, él se sentía culpable de lo ocurrido. 
Cuando llego al hospital, se encontró con varios doctores en una habitación, allí se encontraban sus padres y sus hermanos, estaban durmiendo.
André le pregunto a uno de los doctores de cómo es que se encontraban a lo que el doctor respondió están un poco mejor a lo que estaban antes, llegaron en la mañana estaban con múltiples heridas, excepto el menor de allá, parece que no tiene salvación, él es el que ha recibido más golpes en el accidente, pero haremos todo lo posible para salvarlo, todo saldrá bien no se preocupe.
 Al escuchar esto André se sintió frustrado, no sabía qué hacer, su hermano menor quizá moriría y él tendría la culpa de todo.
Con razón se soñó así, el cree mucho en el significado de los sueños y quizá eso era un  anuncio de lo que iba a pasar, quizá los fantasmas eran su familia, ojala hubiera llegado rápido y así hubiera ido de frente a su hogar y no hubieran venido a recogerlo temprano y quizás estarían bien ahora.
De pronto miró que uno de sus hermanos se despertó, el volteó al verlo y se acercó rápidamente donde él y lo abrazó fuerte, y André le pregunto de cómo se sentía, él les dijo un poco adoloridos pero ya estaba mejor, le preguntó por sus papás y por su hermano por qué no despertaban, él les dijo que todavía faltaba recuperarse pero que estarían bien.
Poco a poco su papá también se fue despertando y luego su mamá, pero su hermano aun no despertaba, quizás estaba tan grave que podía morir, estaba tan extasiado en ellos, no sabía qué hacer ni que decir simplemente se sentía culpable de lo ocurrido.
Él se propuso que si no despertaría su hermano, nunca se lo perdonaría,  en eso André se retiró y se fue a la iglesia más cercana de Santa Rita de Siguas, él era muy devoto al Divino Niño Jesús, le empezó a rezar por su hermano, llorando para que lo pueda salvar, para que pueda despertar y así seguirían siendo la familia feliz de siempre.
Se preguntaba el cómo es posible de que le pasara esto justo cuando habría venido él a visitarlos y su hermano menor era el más querido por él, según lo que le dijo su mamá, él era el más emocionado por verlo, él estaba enojado consigo mismo, cómo es que tendría tan mala suerte, es como si fuera un castigo divino.
Al regresar al hospital va directamente a su hermano menor, sigue durmiendo, por lo visto no ha despertado aún, de repente en un cerrar de ojo, lentamente habré los ojos, su hermano se sorprende, toda su familia está sorprendida , a pesar de que cuando le preguntó de nuevo al doctor por él le dijo que estaba en coma y quizás ya no resistiría, pero ahora estaba bien, era como un milagro verlo despierto, André lo abraza con un beso en la frente, al parecer estaba emocionado por lo ocurrido, en ese momento sintió que el divino niño no lo había abandonado, seguiría con el hasta el final eso es lo que pensó .
Al día siguiente el doctor les da de alta al ver que habían mejorado rápidamente, ya podían irse tranquilos y sanos, a pesar de que uno de sus hermanos tenía que caminar con muletas, pero estaba vivo y eso le importaba más.
Al llegar a su casa su madre preparó un rico y delicioso estofado para todos, especialmente por la llegada de su hermano ya que él había llegado después de varios años a visitarlos.
Al ver que todo estaba bien André se quedó varios días con ellos, él estaba muy contento de verlos de nuevo, era un sentimiento inexplicable, pero se sentía muy feliz y André estaba muy orgulloso de tener una familia como esa.

Seudónimo: Lenka