CINCO AÑOS
1

Algo Pasa
Hace algún tiempo un hecho muy extraño ocurrió, tres personas desaparecidas en un simple accidente, estaban trabajando en su proyecto para salvar al mundo, estas personas eran las personas más importantes de Estados Unidos, cuando ocurrió el accidente, ellos estaban trabajando en un proyecto de tele transportación temporánea o salto en el tiempo, bueno su desaparición afecto mucho al país porque sin su presencia no había nadie que represente a este país en determinadas especialidades ni que lo gobierne.
En un ambiente nublado alguien lanza una palabra, bueno una palabra que, era insignificante en el silencio guardado de hace mucho tiempo.
—Ahora que haremos —dice el General de las Fuerzas Armadas con un tono preocupado y serio como si estuviese hablando de su propia vida, pues en ese tiempo su perdida resaltaba mucho ya que Mark uno de los desaparecidos y además él era presidente de dicho país. 
—Solo queda esperar —responde el General de las Fuerzas Aéreas con el mismo tono de voz.
El General Aéreo levanta la mirada como si se le hubiera ocurrido alguna idea y sonríe, el General de las Fuerzas Armadas se siente confundido. Después de sonreír, cambia totalmente su rostro.
—¿Que paso amigo?
—Tuve una idea ilógica
—¿Cuál?—
—Bueno, pues pensé que si logramos arreglar ese proyecto podríamos volverlos a traer, pero se me vino dos cosas a la mente uno, podrían haber muerto o dos no los podríamos encontrar
—Amigo, sabes no te rindas ellos estarán bien, o eso creo.
Estaban saliendo Hacia un ambiente oscuro y nublado, aunque aún fuera de día.

Un gran plan
Como ya mencione tres científicos desaparecieron sus nombres son: Fidel Ford o Ford, Mark y Hall los tres se encontraban en un vacío infinito, únicamente estaban ellos y las piezas de su invento revolucionario.
—¿Dónde estamos? —preguntó Hall con una voz firme y confundida frunciendo el ceño.
—No creo que estamos en otro tiempo o algo así, pues aquí no hay nada excepto nosotros.
—Y el oxígeno —interviene Mark.
Ford intenta descifrar las coordenadas de su posición mundial interdimencional, pero no arrojan ningún resultado expresa.
—Tengo una idea —dice Ford.
—En este lugar hay oxígeno, así que probablemente haiga una estrecha relación con nuestro mundo.
—Tal vez —dice Mark.
—Aunque sea casi exacta su hipótesis hay que resaltar que no hay aire ni hidrógeno.
—¿Entonces como respiramos? —dice Mark.
—Como ya dije puede que  haiga una relación con nuestro mundo —dice Ford.
—¿Entonces como es esa relación?
—Dice Mark —con mi fisionador de partículas lo sabremos —comenta Ford mientras saca ese aparato.
—Pero los átomos son más pequeños que las partículas no deberíamos, con nuestras piezas, crear un fisionador de átomos.
—¡Ja! —se queja Ford.
—No sabes que el tamaño de lo menos representable del aire es una molécula y un tamaño parecido son las partículas.
En ese momento Ford enciende su aparato y empieza a concentrar las partículas en el monitor se podía ver muy claramente que no había aire, solo oxigeno expresa Ford…
Pero aun así hay una forma de regresar piensa Ford.
—Amigos, saben un último chance aún se puede regresar pues hay oxígeno y una relación con nuestro mundo, además el fisionador dice que solo viajamos 5 dimensiones… Cinco años.
—¿Mark trajiste tu medidor de radiación?
—Claro que si —responde Mark.
— Hall llevas contigo el cañón de plasma.
—Desde luego.
—Entonces manos a la obra —expresa Ford.  

Entre mundos
Así empezó con ruidos de tuercas, llaves, destornilladores, etc. Al día siguiente todos los ruidos desaparecieron, habían hacho una especie de máquina redonda con un agujero en el centro, era una especie de rara máquina, cuando la encendieron se escuchó un ruido de turbinas una especie de manta blanca los rodeo y desaparecido la máquina y ellos…
En el viaje Ford trata de dar una advertencia de que tuvieran cuidado con todo lo que apareciera llegaron a ver una especie de luz blanquísima, después, nada…

En el primer mundo
Al llegar después de un viaje agitado vieron un mundo muy distinto todo un desierto, también habían maquinas como ovnis que lanzaban rayos, todos los viajeros sintieron un poco de temor y fruncieron el ceño —Me parece que Hall se olvidó de dar las coordenadas correctas de nuestro mundo —Interviene Mark.
—No, todo está bien, solo que hay que viajar por más mundos para llegar al nuestro, además así obtendremos mayor conocimiento de otros mundos.
En ese entonces llega un soldado que agarra fuertemente a los tres y los lleva a un túnel debajo de un árido desierto. Cuando los dejo de agarrar Ford preguntó por qué los había agarrado.
—Guarda silencio si no quieres que te exterminen.
—¿Quiénes?
—Ellos —dijo señalando a una de esas misteriosas maquinas por un agujero de la tierra.
—¿Esas máquinas?
—Sí.
—Apenas volteo Ford se dio cuenta que su amigo estaban conversando con otras personas que también temían a esas máquinas.
Tratan de decirle a Mark que hace mucho tiempo hubo una invasión.
—Esto será fácil —dice Ford.
—¿Cuál? —pregunta Mark.
—Bueno eso beneficia a los dos mundos, el indicador dice que esas máquinas tienen una fuente de poder para viajar a un mundo más, por lo tanto necesitamos crear armas, todo se veía un desorden,  todos estaban trabajando, se oían ruidos de destornilladores y llaves, al día siguiente habían terminado se veían un motón de armas y se aventuraron a descubrir que eran esas máquinas. 
Ellos fueron muy cuidadosos para que no descubrieran a nadie, al final encontraron dos naves, el equipo de los refugiados fue a la nave más grande y solo quedaron en el camino los tres científicos, entraron por una puerta muy antigua y lograron ver un sinfín de pasadillos, después, sintieron un golpe.  
Ford se encontraba en algo parecido a una celda, a su costado otro preso.
—Hola —dijo el preso.
—Hola —respondió Ford.
—Hace cuánto tiempo estas aquí.
—Ayer me capturaron.
—Bueno, eres afortunado por estar en esa celda.
—¿Por qué?
—Bueno, amigo detrás de ti están los controles de tu celda, si sabes ecuaciones de 1230 puedes abrir tu celda, y me ayudas también a mí.
—Claro —Ford le cuenta su misión y le pregunta como rescatar a sus amigos.
Ford abre las celdas.
—¡Espero que encuentres a tus amigos! ¡Buena suerte!

Salvar y salvar
Cuando Ford llego a tal sitio encontró a Mark y a Hall también abrió sus celdas y fue entonces cuando se dieron cuenta de que estaban rodeados de un montón de celdas.
—¡Ayuden por favor! —Ford volteo la mirada y pregunto quiénes eran y respondieron.
—Somos refugiados.
— Entonces si ustedes son refugiados deben saber dónde se encuentra el jefe.
—Si —Mark se da cuenta da cuenta que todos huyeron del lugar.
—Cobardes —dijo Ford…
En ese momento les taparon la cabeza con una b…

Seudónimo: El ficcionario