BUENA SUERTE ROBERTA

Hoy es lunes lo que indica que otra semana empieza. Pues yo soy Mandy Díaz la hermana mayor y salir por la puerta puede ser como conquistar la mayor prueba de obstáculos  ya que tengo seis hermanos y ellos son: Rachel, Isaac, Daphne, Rony, Mateo y Roberta, ella en especial es la hermana  menor ella tiene tan solo 8 años. Vivimos en México junto con la tía Esperanza y aquí todo es muy tranquilo, al amanecer sale el sol y nos irradia su calor.
Levantarnos, cepillarse los dientes, vestirse, desayunar y alistarse lograr todo eso es un desafío siendo una familia de nueve contando con papa Henry y mama Jenny; la verdad todo suena muy aburrido pero siendo una familia tan grande nada es más raro que una salida en familia .pues se preguntaran donde estudio pues yo ya voy a la universidad a diferencia de mis hermanos que estudian en  un colegio a la vuelta de nuestra casa.
Pero las  vacaciones de medio año se acercaban, y de seguro Roberta ya sabía que haría en el transcurso de sus vacaciones.
Mis hermanitos siempre regresaban con una sonrisa de oreja a oreja y nos contaban siempre como estuvo su día en el colegio, todos Rachel, Isaac y los demás siempre  la  pasaban muy  bien en su colegio.
 Roberta, ella casi  siempre tenía una llamada de atención en su agenda, Roberta nos decía que su profesora  siempre la castigaba sin razón alguna y su excusa era de que su maestra era muy aburrida  y que no la dejaba ser creativa, incluso les dijo a mis papas:
—Nunca me entienden, la maestra  Sol no quiere dejarme usar  mi creatividad y nos obliga a usar la misma palabra de la caligrafía  y cuando quise ser yo y decirle que hay  una palabra nueva en el diccionario ella me dijo que esa palabra  no existe, y no me pareció  justo y le dije que era una mentirosa y una aburrida —eso dijo Roberta a mis padres.
Podía Roberta ser más  irritante, tan desobediente y a la vez chistosa, cuando yo dije lo que pensaba  sobre lo que la paso a Roberta ella se molestó y  me dijo que era igual de aburrida como su profesora  y yo la hacía enojar con mis comentarios fuera de lugar, luego nos salió con  que estaba enojada y  tenía ganas de decir una grosería porque según ella eso ayuda a que su enojo disminuya , pensé que  ella ya sabía lo que era una grosería y además que  era malo y  de mala educación, pero mama le dijo que si haciendo eso se sentiría mejor y dejara atrás su ira pues que lo hiciera pero que luego no se arrepintiese de lo sucedido, y de pronto todos mis demás hermanos se sorprendieron al oír la palabrota que Roberta había dicho:
—Tripas, tripas, tripas —grito Roberta.
De pronto papa soltó una carcajada y  todos se rieron de ella y fue ahí cuando mama le dijo:
—Roberta esa es tu forma de descargar tu enojo.
Pero sabemos muy bien de  que ella usaba mucho, bastante diría yo su imaginación; de  pronto Roberta se molestó y dijo:
—No es justo Mandy es la popular la que le  cae bien a todos y todos adoran su forma de ser, en cambio a mí nadie me hace caso y solo saben criticar y enojarse por mis ocurrencias o por lo que hago o digo —dijo Roberta.
 Pero la profesora de Roberta tiempo atrás también fue mi profesora la maestra Sol era muy buena y comprensiva conmigo y dudo que ella  se comporte así, es ahí cuando Roberta se paró de la mesa y se fue a su cuarto diciendo que nadie la comprende, lo cual era muy falso ya que solo tratábamos de corregir sus defectos  pero ella veía eso mal muy mal. Ya es viernes y hoy salen de vacaciones mis hermanos.
Pues como yo era la mayor siempre quedaba a cargo de mis hermanos pero eso no era un problema, ya que ninguno me causaba problemas o hacia travesuras pero si estaba preocupada cada que no veía a Roberta cerca de mi o jugando con los demás, lo más seguro es que ya esté tramando algo para su  venganza por no haberle creído lo de mis Sol. 
Pues  Roberta; ella el común ejemplo de una niña engreída, desobediente y  traviesa, que se sentía aburrida y necesitaba hacer algo para  evitar el aburrimiento pero digo yo hacer travesuras habiendo tantas cosas por hacer en casa no era algo tonto. Cuando ya era hora de comer Roberta se comportaba muy buena conmigo  la  sentía algo rara conmigo fue ahí cuando me di cuenta de algo estaba  por pasar, al acabar de almorzar cada uno empezó a levantarse y correr a sus habitaciones, yo  me pregunte ¿Por qué? cuando le pregunte a Isaac me dijo que la tía Esperanza  los había invitado a todos a su casa los deje ir con la condición de que todos regresasen juntos ya que tenían por costumbre separarse y venir de dos en dos o peor a veces ni venir .
Como todos se habían ido sentí que era momento de darme  una ducha y sentí que alguien  me espiaba pero como todos se habían ido pensé que solo era mi imaginación, al abrir la llave de la ducha había visto una sombra y  fue entonces que me di cuenta que alguien más estaba conmigo, al acabar de ducharme me fije y mi ropa  ya no estaba y alguien me  había encerrada en el baño, al darme cuenta de esto grite y recordé que nadie estaba en casa, cuando oí una voz melódica que decía:
—No hay quien te ayude, debes admitir que mis palabras no son mentira y que son originales  y que la maestra Sol es muy aburrida, si lo admites te abriré la puerta —dijo Roberta, cuando escuche esto supe que mi hermanita no cambiaría   y le dije que les diría a mis papas y respondió:
—Entonces sigue encerrada y espera a que papa y mama lleguen, adiós Mandy me voy con los demás— dijo Roberta con una voz burlona
Como no tenía más opciones tuve que aceptar el trato y admití todo lo que ella había dicho, supuse que luego me abriría la puerta y así fue; en cuanto salí Roberta ya no estaba y solo había una nota que decía:
—No te metas conmigo, jajaja…
Cuando el reloj marcaba las 8 todos llegaron en grupo y  no veía a Roberta fue ahí cuando me preocupe y alguien dijo: Aquí estoy, en cuanto la vi Roberta tenía una pequeña bola de pelos que tenía ojos, le pregunte de donde la saco y me dijo:
—La tía Esperanza me lo regalo y no es ninguna bola de pelos es Picky —dijo Roberta—  yo solo le advertí que papá estaría muy enojado al enterarse que teníamos una mascota sin su permiso. Roberta se molestó y se encerró en su cuarto y dijo que no cenaría y que ella sabía que papá no pensaría igual que yo.
Al llegar la hora de  cenar llame a todos a que coman para que vayan a descansar, pero Roberta no bajaba corriendo por las escaleras como siempre y  recordé lo que dijo de no cenar hasta que papa y mama llegaran. Cuando todos ya habían acabado de comer, escuché que alguien tocaba fue cuando Roberta abrió la puerta de su cuarto y bajo  corriendo las escaleras con Picky en brazos; ambos le preguntaron de donde había sacado ese gato y Roberta rompió en llanto y les conto a mis papas que la tía Esperanza se lo había dado y les suplico que la dejaran tener a la mascota, la respuesta que yo esperaba oír era que no y que era muy niña que aún no estaba lista para hacerse cargo de una mascota, pero no fue así ya que papa le dijo que podía quedarse con el gato pero que si algo le llegase a faltar a Picky tendría que devolverlo; Roberta se emocionó y seco las lágrimas de sus ojos y les dio las gracias por dejarlos conservar a Picky.
Al día siguiente Roberta bajo y se disculpó conmigo por la broma un poco pesada  que me había hecho yo la perdone,  papa  y mama se preguntaron porque yo y Roberta nos abrazábamos yo tenía pensado contar lo que Roberta   había hecho pero como soy grande debo mostrar madurez y no andar quejándome por cada cosa que Roberta haga o deje de hacer y tan solo les dije  a mis padres que solo nos demostrábamos cariño, lo cual era algo raro entre Roberta y yo.
Los días pasaban y las vacaciones de medio año se acababan, lo que significaba que Roberta retomaría las clases.
Como papá y mamá, estaban en casa propusieron salir en familia y eso hicimos, decidimos dar un paseo a la playa y vi a Roberta con un cuaderno le pregunte para que era y me contesto que ella suponía que la maestra les dejaría que contaran lo que habían hecho en vacaciones, le advertí que no lo llevase porque este se podía mojar pero era más que obvio que la terca de Roberta  no haría caso  a mi consejo. Roberta cargo a Picky y mama le dijo que no llevaríamos al gato y ella dijo pero si Mandy ira con nosotros porque Picky no puede ir conmigo, yo me moleste y le dije que dejara al gato en casa o que sino no lo volvería a ver, Roberta entendió y dejo al gato en casa.
Al llegar a la playa Roberta    empezó a escribir todo y mama dijo a comer chicos, Roberta dejo su cuaderno botado ya que no era muy responsable con sus cosas, al acabar de comer Roberta  pregunto por su cuaderno y nadie sabía nada pero Daphne dijo:
—Roberta, Roberta que acaso no es este  tu cuaderno, lo encontré junta a la orilla del mar— mama dijo que porque no me hizo caso, Roberta grito y dijo que la dejen en paz. Mama dijo que la dejemos sola unos momentos, yo no hice caso y me acerque a Roberta y le dije que la  ayudaría, Roberta lloro y me dijo que  lo que ella había escrito y lo que yo la ayudaría a hacer no sería lo mismo y eso era obvio pero igual  me dio las gracias por apoyarla, cuando anocheció nos fuimos y en el camino Roberta no estaba haciendo bulla pero mostraba enojo, lo cual era raro estando con ella.
Al llegar a casa la primera en bajar de la camioneta fue Roberta un poco molesta, papa le reprochó  a mama  que Roberta estaba enojada por culpa suya, ahí fue cuando mamá y papá empezaron a discutir; yo no permitiría que mis hermanos viesen aquella discusión y los mande a todos adentro, Roberta fue directamente  hacia la casa de Picky la cual se encontraba en el patio trasero, ella se emocionó al ver que Picky estaba durmiendo y lo llamo  más de dos veces pero porque este no hacía caso  y fue cuando se me acerco y me dijo que Picky no hacía caso a su llamado yo no le preste importancia y pensé que esta era otra broma de Roberta, pero al verla llorar supe que no era una broma y fui con ella y era cierto Picky no reaccionaba.
Llamé papa quien salió disparado y dijo que estaba pasando  le conté y pues él nos dijo que Picky nos había dejado y que ya no despertaría, pero como afectaría esta noticia tan sorprendente a una niña que aún no conocía nada de la vida,  papa era un hombre cariñoso pero en estos momentos no estaba muy  feliz  pues los problemas en el trabajo aumentaban con frecuencia en la empresa y además acababa de pelear con la mujer que ama, fue por eso tal vez  que no mostro tristeza por lo que había pasado  y Roberta donde queda mi hermana  la que me brindaba queriendo o no su apoyo incondicional, ella rompió en llanto y salió corriendo  a su habitación papa fue caminando hacia mama y le dijo que todo era su culpa porque de no haber sido por ella Roberta y Picky habrían disfrutado de estos últimos momentos juntos, pero mama solo callaba y trataba de no llorar pero no pudo más y rompió en llanto porque fuese o no su culpa ella no sabía que esto le pasaría a Picky.
Pero yo también llore porque Picky aquella bola de pelos era más que una mascota era parte de la familia y que se haya ido para ya no volver era muy triste y frustrante porque de haber sabido que esto pasaría no me hubiese puesto en plan de molestosa y evitar que Roberta se lleve a Picky con ella. Papá no se fijó que aquella niña  de tan solo 8 años había oído todo lo que le decía a mamá, era una coincidencia o papá lo hizo a propósito pues es obvio era una coincidencia.
Poco después me asome al cuarto de Roberta pero no estaba y me preocupe mucho ya que donde había podido ir, me quede tonta  pero a los dos minutos empecé a buscarla por todas partes pero no estaba ni ella ni Picky, avise a mis padres quienes se colocaron rápidamente sus zapatos y salimos en busca de Roberta y Picky.
Empezamos la búsqueda que parecía interminable y absurda ya que no teníamos ni idea de dónde podía estar, era ese vecindario tan grande y nosotros tan solo una familia que buscaba a alguien tan elemental en nuestro mundo pero fue cuando recordé que su lugar favorito era aquel parque que no estaba tan lejos de casa pero que significaba mucho para ella. Les dije a  mis padres y enseguida  fuimos a ese lugar. Media hora después llegamos  y era cierto Roberta estaba ahí junto a un columpio oxidado con Picky en sus brazos, gritamos su nombre y corrimos hacia ella y estaba ahí con los ojos iguales a dos bolas rojas hinchados de tanto llorar nos acercamos a ella y le abrazamos tan fuerte que creo que casi la dejamos sin respiración.
Todos tomamos un taxi y al llegar a casa papa hablo con ella al igual que mama, poco después  papa bajo las escaleras con una manta y una almohada dirigiéndose a la sala y se recostó en el sillón, pues se suponía que las cosas entre mama y el no estaban bien yo ya no podía hacer más. Al siguiente día mama hablo conmigo y me menciono que quería divorciarse, pero como podía ser eso posible acaso no se querían y no entendían que Roberta necesitaba de ellos ahora más que nunca pero era así tal vez era lo mejor…
Estaba un poco triste aun  porque ya era de  mañana, era lunes lo cual significaba  que Roberta retomaría las clases, pero podría ser la misma niña después de lo sucedido. Roberta desayuno y se fue, la lleve a su escuela y me entere que el colegio realizaría una obra teatral titulada: “La Bella Durmiente” y se estaba buscando a  una actriz para interpretar el papel de la princesa, fue cuando pensé que esa obra seria la oportunidad que esperaba para que Roberta fuese la misma de antes. Le comente esto a Roberta  quien no mostro emoción pero aun así yo la obligue a presentarse en el casting y pues hable con ella y le prometí que haría lo que ella quisiera y acepto mi propuesta pues pocos minutos después la llamaron para audicionar por el papel protagónico y  pues al terminar de audicionar, el director de la obra dijo que habíamos encontrado a la próxima Bella, lo logró no lo pude creer cuando lo oí me emocione tanto que la abrase fuerte muy fuerte.
Una semana después, a tan solo un día del gran día, Roberta toco la puerta de mi cuarto  y me pidió ayuda con su vestuario, yo la ayude y se puso contenta. Llegó por fin lunes era el gran día, era el momento de que el telón se levantase y de que Roberta demostrase su talento cuando dijeron que la bella durmiente no estaba lista yo me levante y fui de inmediato a averiguar qué había pasado era acaso que mi pequeña hermanita tenía pánico escénico, pregunte donde estaba y  fui  a  los baños y la encontré ahí llorando y me dijo que no quería salir porque tenía vergüenza  de mostrarse así frente a tanta gente y fue entonces que le dije:
—No debes huir de tus miedos, debes tener el valor  para enfrentarlos eres muy valiente —le dije  a Roberta.
No sé qué fue exactamente lo que paso pero Roberta se secó las lágrimas  y se puso de pie y  subió al escenario, yo estaba segura de que ella estaba segura de lo que hacía.  Al acabar la obra Roberta bajo y me abrazo y me dijo: Mandy gracias por tus consejos, te quiero mucho; oír  esas palabras de la boca de Roberta era algo sorprendente era algo que nunca pensaba escuchar de Roberta.
Al llegar a casa Roberta y yo estábamos más  felices incluso más que el gato sonriente de Alicia en el país de las maravillas, estábamos ambas tan contentas que no podía expresar aun  la alegría que sentía porque mi hermana aquella niña risueña se sienta mejor cada día.
 Por la noche cuando llegaron mis padres, ambos discutieron y Roberta oyó esto y me dijo:
—¿Mandy que pasa? —dijo Roberta.
—Nada, nada no te preocupes ve a tu cuarto —le dije yo, pero era inevitable que no se diera cuenta de que papá y mamá se divorciarían ya no era un secreto así que  entre al cuarto de Roberta y le dije lo sucedido y empezó a llorar y me conto que Valeria, su amiga le había dich0 que sus padres también se habían divorciado y que estaba muy triste; pero yo le explique que con nuestros padres sería diferente.
Roberta mencionó que se siente sola ya que todos la dejan sola: “Primero fue Picky ahora papa, ¿quién sigue? ¿Tú?
Yo le trate de explicar pero solo conseguí su rechazo y que me bote de su cuarto, baje con mamá y papá y les dije que dejaran de discutir que Roberta había oído que los papas de Valeria se habían divorciado y que ella  se sentía sola después de la muerte de Picky, ambos se disculparon y fueron al cuarto de Roberta quien no quiso abrir   la  puerta  papá y mamá le hablaron y le explicaron que en todo matrimonio siempre hay discusiones pero lo importante era que ambos debían tratar de sobrellevar esto, así fue que Roberta entendió lo que había sucedido y ella le explico a mis papas lo que había sucedido
Al día siguiente cuando Roberta  fue con papa y mama y estaban juntos al verlos así recién se calmó y se vistió y tomo su desayuno y se fue al colegio muy feliz y calmada.
Cuando llego al salón se dio cuenta de que la mis había dejado una proyecto, ella se emocionó porque le encantaba hacer proyectos el problema era que debía hacerlo con ayuda de un adulto, fue cuando se le ocurrió pedirme ayuda a mí.
Por la tarde cuando llegó del colegio grito mi nombre y yo me asuste y bajé corriendo y le pregunte qué había pasado me dijo que necesitaba mi ayuda con un proyecto que mis Sol le había dejado pero que necesitaba ayuda de un adulto para poder hacer este trabajo. Pensé que hacer este proyecto con Roberta sería favorable para tener más tiempo juntas, entonces acepte ayudar a Roberta con su trabajo para la mis Sol.
Roberta me explico de que se trataba el proyecto el cual era dibujar los hechos más bonitos al lado de mi familia y Roberta me empezó a mencionar que quería dibujar y menciono: Tarde en la playa. La llegada de Picky, ella  me dijo que  quería dibujar el dibuja más bonito y más grande que nunca nadie haya visto eso fue lo más interesante, entonces empezamos a trabajar en el proyecto de Roberta y me dijo que empiece ya a dibujar me dio curiosidad que estaba dibujando Roberta fue ahí cuando vi que estaba dibujando aquel momento en el que nos abrazamos Al acabar de dibujar ambas mostramos nuestros dibujos y ella critico el mío lo cual no me parecía.
Me levanté y pedí la opinión de papá y mamá, ellos nos preguntaron por qué pedíamos su opinión y le contamos sobre el proyecto ellos se animaron y nos ayudaron con el proyecto para Roberta, juntos todos empezamos a dibujar aquella tarde inolvidable en la playa; y luego Rachel, Isaac, Daphne, Rony, Mateo todos juntos pusimos manos a la obra y así en menos de dos horas acabamos el proyecto de Roberta pero habíamos hecho esto solo por la nota de Roberta claro que no, todos colaboramos porque a pesar de los obstáculos que se presenten somos la familia Díaz y déjenme decirles que nosotros nunca nos rendimos y no existe barrera que pueda impedir que estemos unidos porque siempre, siempre sin importar lo que pase estamos ahí porque los Díaz nunca   estamos  solos.

Seudónimo: M.J.H.