TIZA BLANCA

Las alumnas de la banca
la llamaron Tiza. Blanca.

A la prima luz del día
candorosa se vestía
de piqué bordado fino,
cinturón alabastrino.

Iba a clase, a las lecciones
con sus ojos pupilones,
con su clara luz serena,
sus mejillas de azucena.

No olvidaba el canastillo
de alfeñiques y blanquillo.

Si problemas ensayaba,
con la tiza se pintaba.
Resolvía azul misterio
del errante planisferio,

y de flora y los jardines
el amor de clavelines,
con su clara luz, de armiño
los teoremas del cariño.

Si al tablero se acercaba,
con la tiza conversaba.
A su vera los negados
florecían avisados.

Los libraba de enemigos,
horas lentas y castigos.
Era el campo, la blancura
del colegio la Ternura.

(Pertenece al poemario Rondinelas)