HAKAN, KILLARY Y TAKIRY

Era una mañana fría por que la Pachamama lo quería así, aunque un campesino llamado Hakan no le importó e igual fue a la chacra. Cuando Hakan salió el clima se volvió soleado y no pasó nada, en el camino Hakan se encontró con una serpiente venenosa que lo quería morder, pero él se defendió y salió con vida.
Él ya empezaba a llegar pero se encontró con Sami, una chica feliz pero muy arrogante, ella siempre discriminaba a los campesinos y abusaba de la Pachamama que era nuestra propia naturaleza, cuando Hakan llegó vio a un cóndor quería atacar a su ganado, pero él lo impidió ese cóndor era veloz  y de color negro con blanco, Hakan lo espantó y se fue. Entonces ya era casi medio día y Hakan ya terminaba de ordeñar las vacas. Hakan a sus vacas las llevaba al establo, pero en el camino se encontró con Takiry un chico que le encantaba mucho la música  y la danza, vio a Hakan y le dijo todo sofocado:
—Hakan. Hakan ayúdame.
—A qué cosa — qué te pasa Takiry.
—Quieren destruir a los Apus Sagrados.
—Entonces qué esperamos ahí están los tesoros de nuestros ancestros.
Hakan y Takiry fueron corriendo hacia  los Apus Sagrados, en eso cuando llegaban ya estaba atardeciendo.
Cuando llegaron vieron a Urpi, la paloma de Hakan, cuando Urpi los vio no dudo ni un segundo de ir donde ellos, Urpi les señaló lo que ocurría, y que eran unos cazas tesoros, ellos tenían en mente destruir los Apus Sagrados y robar los tesoros de nuestros ancestros,  entonces Hakan pensó y dijo:
—Takiry tengo un plan  maravilloso.
—¿Cuál es?
—Urpi los distraerá y nosotros robaremos sus armas y las enterraremos, luego entraremos a los Apus Sagrados y nos llevaremos y  guardaremos los tesoros en un lugar más seguro.
—Hakan, esa es una buena idea, así ya nadie podrá robar los tesoros.
—Gracias Takiry.
—Entonces qué esperamos, ¡vamos!
Urpi  había salido a distraerlos como dijo Hakan. Mientras tanto Hakan y Takiry  robaban sus armas y las empezaban a enterrar.
Después de enterrar las armas entraron a los Apus Sagrados para sacar los tesoros de sus ancestros.
Terminaron de sacar los tesoros  y llamaron a Urpi por medio de señas para que ya saliera de ahí. El plan fue un éxito y Hakan, Takiry y Urpi salieron huyendo  contentos porque habían salvado a los tesoros de sus ancestros.  Pero en el camino se encontraron con unos jóvenes extraños parecían ladrones y escondieron bien los tesoros para que nos vieran y no puedan robárselos. Los dos jóvenes pasaron y notaron algo extrañó en Hakan y Takiry.  Hakan y Takiry empezaron a correr porque pensaban que se habían dado cuenta y que les iban a robar los tesoros, en eso se encontraron con  Killari,   a quien le gustaba mucho observar a la luna por eso la llamaron Killari que significa (luz de la luna)  Hakan le preguntó:
—¡Hola! ¿De dónde eres?
—Yo soy de la Chacana.
—¡Ah! ¡Hola! Soy Takiry
—Te puedo preguntar algo.
—Sí, claro.
—¿El pueblo de dónde vienes cantan el Haylli?
—Sí, así es.
—Ahhhh.  ¿En serio?
Entonces Hakan le dijo a Takiry:
—Takiry apúrate que nos alcanzan
—Ah cierto. 
—Killari, ¿Puedes esconder esto entre  tus  cosas un rato, por favor?
—Pero ¿Para qué?
—Por favor.
—Está bien.
Entonces los dos jóvenes los alcanzaron y les dijeron:
—¿Qué tienen ahí?
Ellos respondieron:
—Nada y quiénes son ustedes.
Los jóvenes respondieron:
—Nosotros somos los ladrones de la ciudad de la Chacana, así que deben darnos  todo lo que tienen.
—No nunca.
—¿Así?
Todos empezaron a forsajear hasta que uno de ellos se cayó y Hakan aprovechó y les empezó a golpear, ellos salieron huyendo. Luego se encontraron con Killari y les devolvió los tesoros.
Así que Killari terminó yendo a la casa de Hakan con Takiry;  entraron a la sala y Hakan dijo:
—Ahora vuelvo.
—¿A dónde vas?
—A esconder los tesoros en una cueva sagrada donde nadie podrá robarlos más.
—Qué bueno, te acompaño.
—No, tienes que hacerle compañía a Killari.
—Bueno en eso tienes razón, pero…
—Nada de peros.
Entonces Hakan se fue y guardó los tesoros en la cueva sagrada.
Dentro de  un rato, regresó Hakan.
Y encontró a Takiry tocando  su hermosa música con su guitarra, Takiry se dio cuenta de que Hakan ya había llegado, y Killari se puso feliz que Hakan llegara, corrió y le dio un fuerte abrazo; pero,  Takiry se puso celoso porque a él le gustaba Killari. A media noche Hakan y Killari se despertaron y los dos se fueron al balcón a ver la hermosa luna, Killari poco a poco se empezó a acercar más  a Hakan.  Killari en ese momento se empezó a poner cada vez más roja, Hakan se fijó y le dijo a Killari:
— ¿Kuyawankichu?
— Sí  desde que te vi mi corazón me dijo que me correspondías.
— ¿En serio?
Y poco a poco los dos  empezaron acercarse hasta que se dieron un beso apasionado.
En la mañana Hakan le dijo a Takiry:
—Tengo pensado casarme con Killari.
—¿Qué?  ¿En serio?
—Sí, pero no le digas a Killari.
Por supuesto que eso molestó a Takiry ya que él estaba enamorado de Killari; pero lo aceptó y el decidió ser el padrino de bodas. Killari se despertó y Hakan esperó el momento indicado para decirle a Killari, porque quería que sea una hermosa sorpresa.
Llegó la noche era el momento en que Hakan se declararía a Killari.  
Hakan llamó a Killari, arrodillándose le dijo:
—¿Killari quieres casarte conmigo?
—Sí, quiero casarme contigo.
—En serio qué felicidad.
Hakan le había pedido el favor  a Takiry para que organizara la boda a la mañana siguiente a las 12:00 horas, mandando las invitaciones  de su boda.
A la mañana siguiente Killari se alistaba para casarse con Hakan; mientras Hakan la esperaba en la capilla. Llegaron las 12:00 horas, empezaron a sonar las campanas porque la novia ya había llegado.
Terminada la boda, sonaron de nuevo las campanas porque Killari y Hakan se habían casado y así todos vivieron felices por siempre.

SEUDÓNIMO: Anna Millet