EN LA ESPESURA
(Sócrates Torrejón Arimuya)
[Colegio de Alto Rendimiento-COAR San Martín - 2016]
I
Desde el Amazonas serpenteante 
hasta el caudal de aquel en creciente Huallaga 
escucha tras su sepultura Orellana,
antes hubiese de recordar a los habitantes del monte
entre las nacientes en cuenca del agua suya: 
escuchará ahora no mi llanto algún indomable curaca
para esperar entonces, murmuro: 
… si sucumbiré en este lugar, mi tierra…
Pues las juventudes fieles al pueblo pasan sin pugna ante mis ojos,
reclinado en el puente respaldo a la luna de oriente
al no conservar sino mis ojos que me agracian de día.
Verdades de grandezas incomodas; para luego entre mí diciendo:
¿Qué chiquillos somos en esta espesura?
Recordando  mi nombre y mis mil voces, respóndeme el viento:
En estas vertientes infinitas.
II
Tal es el motivo de querer alzarte y recogerte
acompañando esos tuyos de brisas besos abiertos,
contiguo a la luz de alborada,
ardiendo de alegría entre estrellas a solas
sueño mío, mío los orgullo eternos
pueblo de historia tuya, tuya mis fuerzas
navegan ahora en canoa 
como quien buscando el pan.
Aquellos cuerpos que al amanecer con su gran afán 
olvidan en este intermitente viaje, hasta las horas 
y los peque - peque y fuera de borda 
atrapados entre distantes aguas; aspiran ya llegar 
hasta Belén; frente a un episodio de bosques      
donde duerme
la inquietud y el penar.

Seudónimo: Urcututo