EL ADIÓS A MI MADRE
I
Oh madre mía
por qué te fuiste de mí,
si sabes tú muy bien
que yo me muero sin ti.
II
Pasar estos días sin tu amor
fue como un puñal en mi corazón,
tu alegría, tu sonrisa, tu comprensión,
hacen que llore hoy por ti.
III
Han pasado semanas de sufrimiento y de dolor
que aún yo no puedo superar,
aún pienso que estás conmigo,
pero cuando te busco
recuerdo que te fuiste muy lejos de aquí.
IV
No estar contigo me hace pensar
que fui un mal hijo para ti;
porque no logré demostrar
lo que en verdad sentía por ti.
V
Meses han pasado de aquel día
y recién ahora puedo seguir adelante por ti
cumpliré todo aquello que te prometí
porque es lo único que me queda hoy de ti.
VI
Yo sé que estabas mal por mí,
así como por tu enfermedad,
y aquí llorando te digo
que lamento no haberte querido más.
VII
Ya han pasado años de tu muerte.
Superar esa pesadilla fue difícil;
pero nunca me olvidaré de ti
porque madres hay muchas;
pero con una gran sonrisa y gran corazón
solo hay una y esa eres tú.

Seudónimo: El poeta joven