EL  HOMBRE  Y  LA  NATURALEZA

Desde  tiempos remotos el hombre ha convivido con la naturaleza,
el hombre es un ejemplo de vida para los demás.
La naturaleza provee todo lo necesario para la supervivencia,
no solo del hombre, sino para los demás especies.

La naturaleza es sabia, porque es la madre de todo ser viviente,
hace posible y alberga todo tipo de vida sobre la tierra.
La vida es el don más preciado que existe,
todo ser viviente es un regalo de Dios.

La  naturaleza es amor y depende  de todos nosotros su conservación,
el hombre a veces se hace su enemiga, la contamina y la destruye,  
sabiendo que es su hogar y que algún día,
dejará de existir junto al hombre.

La naturaleza alberga todo tipo de vida y sin ella no existiría nada.
Dios creó al  hombre, para convivir en paz y armonía por siempre.
Cuando te sientas solo y sin voluntad para seguir adelante,
busca un lugar aislado de los demás y encuéntrate a ti mismo.

El hombre y la naturaleza están siempre unidos,
desde el inicio de los tiempos y lo estarán hasta el final.
El hombre reforesta los lugares desérticos, volviéndolos  en  lugares hermosos,

y estos nos proveen el oxígeno que necesitamos para seguir viviendo.  

                                                                                          Seudónimo: Fabrizio