A Marilia Lizeth
(...) Pero el no verte y tener vida es imposible.
Mariano Melgar
Saltando en los coches
Revoloteando sus vellos
Ahorrarse los pasajes
Cruzar por mi sendero
Desconocidos caminantes
Umbrales del dolor
Guardan siempre sus penas 
Enmascarados sin saber
Así fui yo
En mi vida pasada
Con sombrero de macora
Trazar surcos por la tierra
Abrazar la siembra
Y en la capital quemarla
Recibiendo a cambio
Ni diez limosnas
Cortar mis madrugadas
Trinar mi pecho
O alguna vez recitarlo
Ante la sombra cadavérica
Agitando la botella magra
Quise ser carne
Antes que plumíferas palabras
Para ver mis uñas menguantes
Reflejar el color del sol
Eclipsada en mis nudillos
Y mis extremidades
Haciendo el ademan felino
De entender
Pero no entiendo.
(Christian Pastor Cervantes)