Abastionado gateo por tus costillas
Sin luz filarmónica en tu andén
Es triste convertirse en texto
Siento que nadie me va a leer.

Eres un vector con huellas
Dibujado más allá del papel
Tus raíces secas son carbono 14
Estudiadas por filósofos apocalípticos.

Tengo tanto miedo de ser un número
Por eso suelo multiplicar mi tiempo
Jamás trabajo sin la maceta catatónica
Guiñándome su tallo al sonido del alba.

Te entiendo ¿no sabes de que va?
Si alguna vez estuviste congelado 
O si un perro te orino las medias
Me entenderás más de la cuenta. 
Hasta entonces soportaras los alimentos
Sobre tu mesa aniquilarse entre ellos
Salir corriendo y pagar por la moza
Luego de pellizcar su mondongo
No es propio pero si te llena.
La siesta es droga fluorescente
No te culpo las estrellas también duermen
Explotan con cada sueldo a fin del siglo
No les alcanza ni para comprar el mundo
Menos un par de alas para llegar temprano.
Todos los días es lo mismo. 
(Christian Pastor Cervantes)