LOS SECRETOS DE LA CASA  WHINEHOUSE

Era una noche fría y oscura en la ciudad de Londres, el detective Frank se dirigía a su casa después de una larga jornada de trabajo sobre investigaciones de casos y de crímenes, pues siendo un detective, ese era su trabajo.
De pronto suena su teléfono celular, era Eduardo, su asistente, su mano derecha. Se trataba de un hombre de muy baja estatura, un tanto subido de peso y algo ingenuo; se podría decir que presentaba un perfil opuesto al de Frank, ya que él era bastante alto y delgado, capaz de deducir  en base a indicios  y descubrir  sospechosos y culpables al instante con su gran inteligencia y habilidad.
Frank contesta, no se podía entender nada más que los alarmantes gritos de Eduardo por el teléfono. Él decide dirigirse a la oficina para averiguar el porqué de la alteración de su leal asistente.
Al llegar, Eduardo le cuenta un escalofriante caso dado en una casa de campo y le hace entrega de un informe policial, en el que relataba con lujo de detalles el homicidio.
La familia Whinehouse vivía en una casa de campo ubicada en la esquina de la calle Morson. Era una familia integrada por cuatro personas, madre, padre e hijos.
Una noche de octubre, un vecino reportó un escandaloso bullicio bastante perturbador que provenía de la casa de los Whinehouse. Inmediatamente éste llamó  a la  policía, cuando ellos llegaron el alarmante bullicio había cesado. Los policías entraron a la casa y la escena que se vio era bastante desagradable, trágica y desgarradora. Los cadáveres de la familia lucían irreconocibles, toda una carnicería. Notaron que faltaba el cadáver del hijo mayor; las ideas más lógicas eran:
“El hijo mayor de nombre Rick ha sido secuestrado o bien él es el asesino”.
Frank, después de leer este informe se dio cuenta que sobre el escritorio había una carta la cual notificaba su responsabilidad sobre el caso de los asesinatos de los Whinehouse y  de la desaparición de Rick, el hijo mayor.
Sin decir palabra alguna, Frank y Eduardo buscaron en los estantes: archivos, documentos, análisis, exámenes, informes y cualquier información sobre el tema. Luego se dirigieron a la casa de campo donde sucedieron los hechos, para llevar a cabo la investigación.
Al llegar, buscaron más pistas, huellas dactilares, recuperaron ADN y posteriormente estudiaron autopsias y pruebas. Fue una noche muy intensa y estresante. Más tarde el detective y su asistente, fueron a sus casas a descansar y ordenar sus ideas con toda la información adquirida en esa noche.
A la mañana siguiente, el brillante detective Frank, creía ya tener el caso resuelto por las pistas halladas:
1. Un  pelo rubio encontrado cerca de uno de los cuerpos, no coincidía con ninguno de los cadáveres.
2. Habían huellas de lodo en la alfombra de la puerta principal, según testimonio del vecino, nadie había estado fuera de la casa cuando ocurrió la tragedia, por lo tanto es muy probable que haya un tercero.
3. La familia Whinehouse era adinerada y habían denunciado robos en sus cuentas bancarias y chantaje económico.
4. El familiar más cercano era Albert Whinehouse, que era hermano del Sr. Whinehouse.
5. Albert, era rubio, tenía problemas económicos y había estado en prisión varias veces.
6. Se encontró partículas de droga en la puerta principal y al costado de los difuntos.
7. Rick, el menor desaparecido  era muy cercano a su tío, el Sr. Albert Whinehouse.
La teoría del detective Frank era que Albert drogaba a Rick y bajo el efecto de esa droga alucinógena, obligaba al menor a robar dinero a sus padres y por último a acabar con ellos para que la herencia la herede el joven y  lo secuestró para apropiarse del dinero. Trató de esconder  las pistas y confundir a la policía ya que los cuerpos estaban desfigurados y desgarrados.
Interrogaron al Sr. Albert quien en principio lo negó, pero terminó admitiéndolo todo. Tendría cadena perpetua en una cárcel de máxima seguridad: y se volvió a cumplir justicia gracias a la inteligencia extraordinaria del detective Frank y la colaboración de su compañero Eduardo.
¿Pero, y qué pasó con Rick?
Lo más probable es que el Sr. Albert lo haya asesinado después de creer que se había salido con la suya; sin embargo, el cadáver de Rick no fue encontrado. El acusado, pese al interrogatorio, dijo desconocer el paradero del menor. El caso fue cerrado. Pero, tal vez… Rick sigue vivo.
(Curie Reinoso, Claudia Daniela)
I.E.P. Futura Schools