EL DOLOR DE KARLA

¿Alguna vez te sentiste discriminada? Bueno espero que nunca; pero hay niños, niñas y adolescentes que sí; otros no tienen la dicha de vivir la vida perfecta, algunos pueden posar ante una cámara mostrando su belleza; en cambio para otros el tomarse una foto es lo peor que les puedo pasar; a muchos causa risa, pero a Karla una adolescente de tercer año de secundaria no le parecía nada gracioso. Karla sufría de un problema de acné, este problema se volvió una catástrofe total, al mirarse al espejo veía a un monstruo que tan solo lo cubría con capas y capas de maquillaje. Este problema trajo consigo el que le hicieran bullying, siempre era presa de burlas, bromas pesadas, etc. Tú podrás bromear con alguien, pero nunca sabes si esa persona lo toma como una broma.
Lo único que pasaba por la mente de Karla eran cosas malas y terribles, nunca salía, solo se aislaba en la noche, solo tenía una amiga, e incluso no le tenía mucha confianza. Una tarde Karla al llegar del colegio vio que sus padres peleaban  ¿Nunca quisiste borrar de tu mente, las peleas que tuvieron tus padres? Bueno,  Karla ya estaba acostumbrada y lo único que hizo fue encerrarse en su cuarto, apagó la luz, se sentó en su escritorio. Su padre entró a su cuarto totalmente loco y borracho, lastimó a su hija Karla con un golpe en la cara, naturalmente el padre nunca le pegaba a su hija, pero si tu papá lo hiciera, creo yo que  lo único que sientes es odio y dolor. ¿Tú qué harías al pasar por ese momento que pasó Karla? Créeme que lo peor  que puedes hacer es poner en práctica la frase: Dolor con dolor se paga; cansada de los problemas familiares, Karla solo hallaba una solución, quizás  en tomar  un cuchillo y gotas de sangre ver correr por su mano ¿Cortarse? ¿Por qué? Está loca… bueno para responder las preguntas habría que ponerse en su lugar para así entenderla. Ella seguía sufriendo, no hallaba con quién  hablar ¿Te imaginas tener solo una amiga en la que no puedas confiar? Bueno, pero tú dirás ¿Si tiene a sus padres?, pero la poca comunicación que tenía con ellos era solamente un buenos días, buenas tardes y buenas noches.
En el colegio siempre hay personas buenas y personas malas. La única amiga , que  quizás  comprendía a Karla, pertenecía al grupo de aquellas personas malas, se llamaba Sofía; la única que no se burlaba, que no se reía de sus pequeños defectos que tenía Karla en el rostro, pero Sofía tenía defectos y su gran defecto era consumir droga, cocaína, alcohol, etc; a Karla nunca le importó el tener aquella amiga, pues tampoco le tenía mucha confianza;  es así que un día las bromas de sus compañeros llegaron al extremo, tomaron a Karla,  la tiraron contra el suelo, la tildaron de monstruo; el odio y el rencor que tenía Karla en ese momento era inexplicable, es así que decidió buscar a Sofía, ella  lo único que le ofreció fue aquella droga, Karla estaba desesperada ¿Sabes? La droga es una sustancia dañina que produce dependencia y eso fue lo que le pasó a Karla, se volvió adicta. Tú no puedes decidir o planear todo lo que sucede en un día, de un día a otro la droga no se aleja de ti así porque sí.
Una noche Karla se fue con su amiga a una de aquellas discotecas, la llamaban “La famosa”,  ya al salir de  aquella discoteca Karla toda ebria,  no distinguía ni la derecha ni la izquierda, su amiga la dejó, Karla estaba sola en plena calle; el alcohol y el exceso de drogas era el  momento perfecto, para que en plena noche,  sin nadie a quien acudir, ni pedir ayuda, se aprovechen de ella; ese horrible momento que pasó, se sentía sucia, descuidada, sola, fea, asquerosa, etc. ¿Te imaginas tener en tu mente tantas cosas malas y terribles  como las tuvo Karla? ¿Alguna vez quisiste desaparecer del universo? ¿Olvidar todo lo malo que has sufrido? ¿Querer retroceder el tiempo y ver en qué fallaste? ¿Hallar la forma de olvidar todo? Sin nadie a quién acudir, ebria, tirada en la calle, sin ningún motivo de querer conservar tu vida. Karla solo subió  hacia aquel puente y desde allí se  lanzó a lo más  profundo.
Seudónimo: "Flor"