CHOPPER, EL RENO DE LA NARIZ AZUL
Esta es una historia que ocurre en algún lugar de nuestra imaginación. Allí está y  convive con nuestro temor a ser rechazados.  Más aun siendo pequeño, y según sé,  incluso los  adultos, tienen  una  historia similar.
La historia de Chopper es muy triste pues él era una cría de reno, como pueden haber muchos, pues el sufría mucho porque tenía  algo que lo diferenciaba de los demás, era su enorme y muy vistosa nariz azul; pues la manada lo consideraba como una criatura extraña  hacían gran aspaviento por su hermosa nariz, muy fuera de lo común.
Hasta que un día  en su intento de cambiar y ser aceptado por su grupo, comió una nuez de Belcebú, hallada en lo más oscuro del bosque, nuez  que al ser de Belcebú, lo convirtió en un monstruo, descomunal, fuera de control, con ira y rencor. Podía caminar y hablar como una persona, para su manada caminar  y hablar  como una persona  era peor que tener una enorme nariz azul, entonces fue expulsado de su manada. Ellos no lo querían, Chopper  pensó que los renos ya no eran su familia entonces, decidió ver si tenía suerte con los humanos, trato de acercarse y aprender sus costumbres, pero igual lo rechazaron creían que era el abominable hombre de las nieves, le empezaron a tirar escopetazos, lo empezaron a perseguir, querían matarlo. En ese instante saltó muy alto para lograr huir, saltó alto, pero el escopetazo también estuvo alto y Chopper fue herido en el hombro  izquierdo, cerca de  su corazón, se estaba desangrando,  no sintió el golpe de la bala  y mucho menos el dolor, pero las fuerzas se iban de él, sintió que era liviano,  transparente, casi volaba  y sin pensar un minuto Chopper cayó al suelo.
Entonces un médico llamado Usopp al ver a Chopper tirado en el suelo, tan frágil, tan indefenso,  fue en su  auxilio, en ese momento Chopper al ver al médico, creía que era uno de los cazadores creía, que le iba a ser daño. Todo era tan confuso, todo eso paso en su cabeza en ese momento, pensó que su vida había terminado, creía que lo iba a matar y  Chopper  reaccionó, casi involuntariamente  y  le mandó un puñetazo a Ussop,  luego corrió y siguió corriendo. Ussop lo siguió y  para demostrarle que era bueno se quitó la ropa, su mandil blanco y le gritó:
—Mira, estoy limpio soy una persona buena.
Chopper lo miró por unos segundos y cayó al suelo pues este nuevo esfuerzo y la pérdida de  sangre fueron demasiado para él.
El médico Ussop  muy amable lo llevó a su hogar. Ussop de pequeño  había tenido una infancia algo triste y desafortunada, en su casa nunca le dejaron tener una mascota,  ensucia le decían,  malogran los muebles, y  traen bichos, le decían en esa casa donde todos ya eran grandes y él era el único niño.
Durante el camino a casa, ocurrió algo extraordinario y más allá de lo entendible,  era tanto el afecto de este joven veterinario llamado Ussop,  hacia el reno;  que su amor pudo quitarle el terrible efecto de la nuez de Belcebú, que comió Chopper. Al llegar a   la casa Chopper había perdido su forma de monstruo y volvió como era antes. Despertó con vendas en el cuerpo, pues había sufrido muchas heridas en ese instante sonó con fuerza el estómago de Chopper, sintió que su pequeño estómago le hacía hambre, con enormes ganas de devorar algo, vio en la mesa del médico vegetales, frutas, galletas y un vaso con leche. Tomó lo suficiente cuando llegó Ussop, comenzaron a conversar,  entonces el doctor escuchó la historia del reno, se entristeció mucho y decidió quedárselo y criarlo.
Desde ese día Chopper fue el reno más feliz de todos pues Ussop lo quería como a   un hijo  y él quería a Ussop  como a un papá. Y además nunca  más tuvo miedo a ser rechazado, porque ahora tenía el  amor de una familia  y eso es lo más importante para un pequeño.
Seudónimo: “Ussop el narrador”